El Correo

El fiscal pide archivar la causa contra la infanta Cristina con ataques a la Audiencia Provincial

La infanta Cristina, el día de su declaración.
La infanta Cristina, el día de su declaración. / Archivo
  • Horrach incluye un anexo de 'defensa' de la duquesa en su escrito de acusación, en el que insinúa que los magistrados se han dejado llevar por la presión social

  • "Tras meses de afanada investigación, la conclusión que se ha extraído es un raquítico 'pudo conocer' que sitúa a la duquesa en una posición de indefensión"

El fiscal Pedro Horrach no se da por vencido y vuelve a defender a capa y espada la inocencia de la infanta Cristina, aunque hoy era la hora de las acusaciones. En un anexo al escrito de acusación de 572 páginas en el que pide más de cien años de cárcel a los principales imputados del 'caso Nóos', Horrach reclama el archivo definitivo de la causa contra la hermana del Rey como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales usando para ello, entre otros argumentos, ataques a la Audiencia Provincial de Palma, que el pasado noviembre dio luz verde al juez José Castro para que siente en el banquillo a la duquesa.

Horrach, que tampoco ahorra críticas y puyas al propio Castro, llega a decir que la Audiencia hizo un "errático paseo interpretativo" al amparar las tesis del juez instructor para seguir acusando a la infanta porque, insiste, en los miles de folios del sumario no hay un solo "dato, indicio, documento o declaración que acredite lo que hasta el momento ha sido incapaz de justificarse: una mínima prueba de cargo indiciaria y objetiva" de la participación de hija de don Juan Carlos en los delitos de su esposo.

"Tras meses de afanada investigación, la conclusión que se ha extraído es un raquítico 'pudo conocer' que sitúa a doña Cristina de Borbón en una posición de indefensión", apunta el Ministerio Público, que insiste en que la "falta de coherencia" al imputarle los dos fraudes le está llevando claramente a una "vulneración de la presunción de inocencia".

"Se pasa sin complejos del 'desconocimiento' al 'debería saber'. Del 'no tenía porque conocer' al 'pudo conocer'. Cuatro versiones distintas por las que transita en relación a una misma circunstancia: si conocía o no que Aizoon era una sociedad instrumental", denuncia Pedro Horrach en referencia a la sociedad que la infanta comparte con su marido y que, según Hacienda, sirvió para defraudar en 2007 y 2008 un total de 337.138 euros en las cuotas del IRPF.

La Fiscalía recuerda a la Audiencia Provincial que, en la primera ocasión, cuando anuló la citación como imputada de la infanta, afirmó que ella desconocía que Aizoon fuera una sociedad pantalla para desviar a bolsillos privados el dinero público que entraba en el Instituto Nóos. "Si (Cristina de Borbón) ‘no tenía por qué conocer’ que Aizoon era una sociedad instrumental utilizada por su cónyuge para presuntamente apoderarse de fondos públicos, ¿por qué tenía que conocer que era una sociedad instrumental para defraudar a la Hacienda pública?", se pregunta Pedro Horrach, antes de responderse él mismo: "Si Aizoon forma parte de un entramado ficticio denominado Grupo Nóos y, tal y como la Audiencia ha reconocido, la infanta desconocía el carácter instrumental de las sociedades de este grupo, no es coherente afirmar que conocía sin embargo el carácter ficticio de Aizoon".

¿Presión ciudadana?

Otro de los pasajes más polémicos del nuevo escrito de 'defensa' de Horrach a la infanta es el que, de forma velada, insinúa, que la Audiencia Provincial de Palma se ha dejado influir por la presión social para llevar a la hermana de Felipe VI al banquillo. Recuerda Pedro Horrach que Anticorrupción "ni puede ni debe tolerar eventuales distorsiones en función del perfil personal, social o de otra índole de un determinado ciudadano". E insiste en que la Agencia Tributaria realiza "cientos de inspecciones anuales en entidades mercantiles idénticas a Aizoon, esto es, coparticipadas por cónyuges, en las que los ingresos proceden de la actividad profesional de uno de ellos y las mismas finalizan en sanciones administrativas exclusivamente para el cónyuge generador de los ingresos".

Para el fiscal, en los escritos del juez o de la Audiencia Provincial "nada se dice" que explique por qué Cristina de Borbón ha pasado "de simple figurante o elemento decorativo" en el Instituto Nóos, "pasa sin solución de continuidad a "imputada" como "garante" en Aizoon.

"Es innegable e innobjetable es que los tribunales exigen, lógicamente, datos indiciarios mínimamente racionales de la existencia del dolo, para someter a una persona a un juicio oral", denuncia Horrach, quien concluye en que no hay pruebas de que la infanta conociera o participara de la intención de su marido de defraudar a través de Aizoon.