El Correo

Los fiscales catalanes escenifican su división sobre la querella a Mas

Ana María Magaldi.
Ana María Magaldi. / Alberto Estévez (Efe)
  • La fiscal de Barcelona sí ve delito en la jornada de la consulta alternativa, mientras la Fiscalía Superior de Cataluña no ve indicios

Las aguas bajan revueltas en el mundo judicial catalán a raíz del 9-N. La fiscal jefe de Barcelona, Ana María Magaldi, ha escenificado esta mañana la división que hay en el sector fiscal catalán. En una comparecencia en la que no ha admitido preguntas y en la que se ha negado a hablar en catalán, Magaldi ha cargado contra las interpretaciones "maliciosas" que a su juicio han hecho los medios de comunicación en relación a las diferencias que hay entre la Fiscalía de Catalunya y la Fiscalía general del Estado.

A su entender, expresiones como los "fiscales catalanes se rebelan” o “se oponen a la presentación de la querella por parte del fiscal general del Estado", han transmitido una "apariencia de actitud reaccionaria" que "no se corresponde con la verdad". "No existe un colectivo de fiscales que tomen postura sobre un caso", la gran mayoría de los fiscales de Cataluña no han tomado partido en la polémica, según la fiscal jefe de Barcelona.

"Los 380 fiscales que hay en Cataluña no hemos adoptado una posición sobre la querella, porque es competencia exclusiva de la Fiscalía Superior de Cataluña y el fiscal general del Estado", ha afimado en rueda de prensa. Y ha tratado de desmentir, además, que ella tratara de desmarcarse de la posición de la Fiscalía Superior de Cataluña.

Sin embargo, en la práctica sí que hay un desmarque, porque mientras la Fiscalía Superior de Cataluña no ve indicios de delito en el 9-N, fuentes de la Fiscalía de Barcelona creen que sí los hay y quieren que se investiguen. De hecho, desde la fiscalía provincial se han mostrado a favor de admitir a trámite una treintena de denuncias presentadas en Barcelona durante el 9-N. Y además, instarán a recurrir todas las denuncias que los jueces hayan archivado para que vuelvan a ser investigadas.

Los partidos soberanistas se autoinculpan

Las formaciones soberanistas catalanas (CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP) han remitido una carta al fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, en la que se autoinculpan por ser "mandantes" del proceso participativo del 9N, en solidaridad con el president Artur Mas y los miembros de su Govern.

En la misiva, los portavoces de los grupos parlamentarios de CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP han recordado que el pleno del Parlament del 13 de noviembre aprobó una moción que "rechazaba frontalmente cualquier intento de exigencia de responsabilidad por vía judicial en relación al proceso participativo celebrado el 9 de noviembre" en Cataluña y "asumía de manera solemne y colectiva todas las consecuencias que se pudieran derivar del mismo".

"Dado que la Fiscalía General del Estado ha acordado interponer una querella contra el president y algunos miembros del Govern de la Generalitat por la celebración del proceso participativo del 9N, estos grupos parlamentarios informan de la asunción por parte del Parlament de Cataluña de todas las responsabilidades que puedan derivarse de la celebración de este proceso participativo", apuntan en la carta los portavoces soberanistas.