El Correo
Paulino Rivero.
Paulino Rivero. / Cristóbal García (Efe)

Rivero aboga por limitar al Ejército las competencias del Estado en Canarias

  • Apuesta por una reforma de la Constitución que actualice "el marco de convivencia" territorial en España, con una fórmula que haga avanzar a las islas en "soberanía"

El presidente canario, Paulino Rivero (CC), aboga por una reforma de la Constitución que actualice "el marco de convivencia" territorial en España, con una fórmula que haga avanzar a Canarias en "soberanía" y limite las competencias del Estado en las islas a las Fuerzas Armadas.

Rivero asistió ayer en Madrid a la celebración de la Fiesta Nacional de España y, con motivo de esa efeméride, publica hoy en distintos periódicos de Canarias un artículo en el que expresa cuál debería ser, a su juicio, el camino a seguir para "actualizar el marco de convivencia" de la Constitución de 1978, que "siempre fue un punto de encuentro entre los personas y territorios".

"Nunca he creído, ni creo, que la solución que tienen planteados territorios como Canarias sea el inmovilismo o un buenismo que renuncia a la firmeza, aunque el interés general, de los canarios en nuestro caso, sea claramente golpeado por políticas insolidarias", argumenta el presidente autonómico, que considera que el "buenismo es sinónimo de entreguismo, es tanto como tirar la toalla".

Rivero defiende así que "Canarias debe seguir tendiendo la mano", como asegura que ha venido haciendo en los últimos años "a pesar de la intransigencia del Estado, pero sin tirar la toalla, porque la demanda de mayor solidaridad y justicia es irrenunciable".

Soberanía compartida

El presidente canario confiesa que comparte con el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu (PNV), algunos de los planteamientos de su propuesta para una "soberanía compartida" -precisamente con esas dos palabras titula Rivero su artículo-, por lo que aboga por avanzar hacia un "modelo que ampare la diversidad territorial del Estado y donde los hechos diferenciales sean asumidos con la naturalidad propia de las sociedades democráticas maduras".

A partir de ese postulado, Rivero recupera algunas de las cuestiones planteadas por su partido, CC, en su ponencia ideológica de 2012, en la que demandaba una "Canarias fuerte, autogestionada, donde las decisiones las tomemos las canarias y los canarios".

El líder nacionalista, que no repetirá como candidato de CC en las elecciones autonómicas de 2015, se declara partidario de trabajar "por Canarias como una nación con capacidad para decidir su futuro" y por conseguir un estatuto especial para las islas, que establezca "un nuevo marco de relaciones con el Estado".

Siempre citando con entrecomillados la ponencia ideológica de Coalición Canaria de 2012, Paulino Rivero plantea que en ese nuevo esquema de relaciones debe primar el principio de "administración única, en el que la Administración del Estado en Canarias se limite a las Fuerzas Armadas". "En consecuencia, debemos tender a una soberanía que geográficamente ya poseemos, una soberanía que nos permita avanzar en las políticas propias", argumenta.

Rivero opina que será bueno que, "sin traumas ni alarmismos", todos se pongan "manos a la obra para poner al día la estructura del Estado, pues, de otra forma, difícilmente se superarán los problemas que está provocando la creciente incomodidad social y territorial".