El Correo

Pablo Iglesias se postula a liderar formalmente Podemos

Pablo Iglesias, durante la entrevista con Risto
Pablo Iglesias, durante la entrevista con Risto / CUATRO
  • El eurodiputado se muestra dispuesto a asumir la "portavocía nacional" del partido para llevar a cabo "una tarea enorme" como "ganarle al PP" y construir "un país un poquito mejor, un país decente"

El eurodiputado Pablo Iglesias aseguró este domingo que está dispuesto a asumir la "portavocía nacional" de su partido, Podemos, con la intención de hacer frente a una "tarea enorme", que ha resumido en "ganarle al PP" y gobernar España para construir "un país un poquito mejor, un país decente".

"Me toca asumir la portavocía nacional, estoy dispuesto ahora", respondió Iglesias en una entrevista en 'Viajando con Chester', de Cuatro. El eurodiputado dijo que no quiere dedicarse "indefinidamente" a la política y que asumiría el cargo de secretario general de Podemos siempre que así lo decida la Asamblea Ciudadana que decidirá la estructura de la formación.

Iglesias lamentó el nivel de exposición pública que sufre actualmente y ha dejado abierta la puerta a ser también el candidato de Podemos para la Presidencia del Gobierno. "Habrá que discutirlo; puede ser que sí", señaló antes de defender que "no se pueden enseñar todas las cartas" para tener la capacidad de sorprender al adversario.

El dirigente político repasó sus propuestas 'estrellas' como la auditoría de la deuda para hacer una "pequeña quita" de aquella parte que sea "ilegítima", la reforma fiscal para que alcance la media europea o la renta básica universal de 650 euros "según las circunstancias" de cada ciudadano. En este sentido, defendió que su programa electoral "no es de izquierda" sino de "maldito sentido común".

Su discurso se centró también en criticar a las grandes empresas, diferenciándolas de las pymes y de la clase media española. Además, defendió los procesos de "recuperación soberana" en países de América Latina como Ecuador o Venezuela. De este último país, dijo que "no es una dictadura" y ha elogiado los pasos dados para, según él, facilitar el acceso al voto o incrementar el número de universidades.

No obstante, calificó de "escandaloso" el nivel de corrupción en Venezuela y el "estilo" político tanto del gobierno como de la oposición. Durante la entrevista, hubo confesiones como que sus amigos y colaboradores le dicen que deje de comprarse ropa en el Alcampo -"admiro mucho a la gente que viste bien porque a veces envían una señal de respeto", confesó , poniendo de ejemplo a su madre, que ejerce de abogada- o que seguirá siendo fiel a la música de Joaquín Sabina, aunque éste critique a Podemos, "vote al PSOE o a Ronald Reagan".