El Correo

Pujol se defiende en el Parlament: «Yo no he sido un político corrupto»

vídeo

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, durante su comparecencia / Efe | Atlas

  • El expresidente de la Generalitat ha negado que haya existido corrupción ni trato de favor en el origen de los fondos en el extranjero sin regularizar que ha tenido su familia durante 34 años

  • Ha cifrado en 140 millones de pesetas el importe que tenía el fondo en 1980, pero en todo momento se ha desvinculado de la administración de dicho dinero

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol ha afirmado que no ha sido un "político corrupto" y que el origen de los fondos en el extranjero no proceden del erario público sino que son una herencia de su padre, una versión que a la que la oposición no ha dado credibilidad.

Un Pujol tenso ha comparecido en la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament, tras almorzar con la presidenta de la Cámara, Núria de Gispert, para dar cuenta de las cuentas de su familia en el extranjero durante más de 30 años y su gestión al frente de la Generalitat a lo largo de más de dos décadas.

En su primera intervención, el fundador de CDC ha defendido que la existencia de dinero en el extranjero puede ser "criticada" pero esto no significa que su origen sea "ilícito" y, en este sentido, ha garantizado que esos fondos no han salido del "erario público".

En esta línea, ha aseverado que "nunca" ha cobrado dinero por sus decisiones o su gestión política más allá del sueldo de presidente de la Generalitat cuando ejercía dicho cargo.

El expresidente catalán ha cifrado en 140 millones de pesetas el importe que tenía el fondo en 1980, pero en todo momento se ha desvinculado de la administración de dicho dinero, un control que ejercieron primero dos amigos de su padre y luego uno de sus hijos.

Pujol ha explicado que se trata de un legado de su padre, Florenci, que, por temor de las consecuencias de su actividad política en la Transición, lo puso a nombre de su esposa, Marta Ferrusola, y sus nietos, y que él se desentendió de su gestión.

Y ha remarcado que quiso dedicarse a "hacer país": "Yo no decidí hacer política para ganar dinero; dinero ya tenía".

Todos los grupos de la oposición catalana, incluido el de ERC, han coincidido al advertir a Jordi Pujol de que no ha respondido a muchas de las preguntas que le habían planteado, siendo los más contundentes PPC y Ciutadans, que le han acusado de haber cometido supuestos delitos.

Pujol ha replicado con tono airado y aleccionador, riñiendo a los grupos de la oposición por hablar con "frivolidad" y lanzar "intoxicaciones" en relación a su persona, al tiempo que ha criticado que "se mezcle todo" para ir en contra su persona y de Convergència, en referencia a las alusiones que ha hecho el PPC al proceso soberanista.

Al mismo tiempo, el expresidente catalán ha remarcado que se ha "desnudado ante la opinión pública" y ha accedido a comparecer en el Parlament mientras otros dirigentes políticos no lo han hecho. En el turno de réplica, la diputada de ERC Gemma Calvet -Oriol Junqueras ha sido el único líder ausente- se ha quejado de que, aunque su formación "le ha preguntado con el debido respeto", Pujol no ha respondido a sus preguntas.

Crítico también con la falta de respuestas, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha calificado de "vergonzoso" el "engaño" de Pujol sobre su fortuna oculta y ha reclamado que aclare si el origen proviene de una "oportuna venta" de acciones de Banca Catalana. Más dura ha sido aún la líder del PPC, Alícia Sánchez-Camacho, al denunciar que el expresidente no ha explicado "si el 3% lo autorizaba y otros lo cobraban", en alusión a comisiones por obra pública.

La dirigente popular le ha preguntado, dirigiéndose a Pujol, "qué respeto se puede tener hacia usted si mientras subía las escaleras del Parlament evadía dinero al extranjero", y ha remachado: "Usted ha mentido a todos los catalanes durante treinta años". Desde ICV-EUiA, Joan Herrera le ha advertido de que "es la hora de la verdad, no puede priorizar la defensa legal a la defensa política".

Por parte de Ciutadans (C's), Albert Rivera ha respondido a Pujol que "si yo no dejo ni que me riña mi padre, menos se lo permito a usted" y ha reprochado al expresidente su "exceso de soberbia". Rivera ha anunciado en el Parlament que su partido enviará a la Fiscalía las declaraciones realizadas por el expresident ante la cámara "por si pueden servir para emprender acciones judiciales".

Por su parte, el diputado de la CUP David Fernández ha reprochado a Pujol "sus vínculos y relaciones" con el poder político y económico del Estado y le ha recordado que "el proceso" soberanista "empezó sin usted y terminará sin usted", tras lo cual ha abandonado la sala en señal de protesta. Por su parte, el portavoz de CiU en el Parlament, Jordi Turull, ha criticado el "linchamiento público" al expresidente que han hecho los grupos de la oposición, pero ha censurado que tuviera fondos ocultos en el extranjero.