El Correo

vídeo

Carlos Fabra. / Efe

El Supremo envía a la cárcel a Carlos Fabra

  • Confirma la pena de cuatro años de prisión para el exdirigente del PP pero reduce la condena a su exmujer

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a cuatro años de prisión que la Audiencia Provincial de Castellón impuso en noviembre al ex presidente de la Diputación y ex presidente del PP provincial, Carlos Fabra por cuatro delitos de fraude fiscal. Fabra, de 68 años, tras el fallo del alto tribunal deberá ingresar en prisión dada lo alto de la pena y porque, además, parece muy improbable que el Gobierno le conceda el indulto.

Los jueces rechazan así los recursos de su defensa, que reclamaba su absolución, y del fiscal y el abogado del Estado, que pidieron aumentar de cuatro a ocho años de cárcel.

La ex mujer de Fabra, María de los Desamparados Fernández Blanes, sin embargo, sí que ve su pena rebajada de dos a un año tras la estimación parcial de su recurso de casación.

De acuerdo con la sentencia de la Audiencia, en el período 1999-2004 ambos registraron en las cuentas de las que eran cotitulares ingresos no justificados por importe superior a 3,2 millones de euros, con una cuota defraudada a Hacienda de un millón de euros. La mayor parte, 700.000 euros, corresponden a lo que Fabra dejó de ingresar en el Tesoro Público.

El proceso contra el expresidente de la Diputación de Castellón estuvo jalonado por un sinfín de vicisitudes judiciales que derivaron en que hasta nueve magistrados diferentes se hicieran cargo de la instrucción del caso antes de que se abriera el juicio oral en diciembre de 2012. A lo largo de los diez años durante los que se extendió el proceso, Fabra fue exculpado de otro delito por falsedad documental. En 2010 la Audiencia de Castellón anuló la causa por los delitos fiscales de los que se acusaba al exdirigente del PP de los delitos fiscales por los que finalmente fue condenado aunque esta decisión fue revocada por el Tribunal Supremo que ordenó reabrir la causa.

Tras conocer la condena de la Audiencia Provincial, dictada en noviembre de 2013, Fabra anunció su intención de recurrirla ante el Supremo y, de ser necesario, ante el Constitucional, aunque también explicó que no tiene «miedo a ir a la cárcel» y que no iba a solicitar el indulto.