La Policía Municipal patrullará Bilbao al volante de una flota de 32 'mercedes'

La Policía Municipal patrullará Bilbao al volante de una flota de 32 'mercedes'

Los vehículos, pensados para el traslado de detenidos, están ya en fase de adaptación tras una licitación que generó malestar en algunas empresas concursantes

DAVID S. OLABARRIBilbao

La Policía Municipal empezará a patrullar las calles de Bilbao al volante de 32 Mercedes clase B Sport Tourer. Esta adquisición se ha realizado con el objetivo de reforzar, bajo la modalidad de renting, el parque móvil de la Guardia Urbana, que a partir de ahora contará con vehículos especialmente pensados para el traslado de detenidos.

Se trata de una adjudicación -materializada el 31 de enero- que ha generado malestar entre las empresas que pujaron por hacerse con este contrato, valorado en 1,7 millones de euros. De hecho, dos de las seis compañías que entraron en liza presentaron sendos recursos administrativos en los que cuestionaban, entre otras cosas, que la licitación reservase un 25% de los puntos del total a valoraciones subjetivas. Fueron estos criterios no cuantificables los que terminaron de decantar la balanza. La financiera que ganó obtuvo 19,24 puntos en este apartado, prácticamente cinco más que el segundo clasificado, que había presentado un Citroën C-4. El arrendamiento de los vehículos de la marca francesa ascendía a 18.533 euros al mes: 4.000 euros menos de lo que costarán los Mercedes.

La primera impugnación presentada ante el Tribunal Económico Administrativo Central de Recursos Contractuales no prosperó porque, según este órgano, aunque le diese la razón, la firma seguiría sin conseguir la puntuación necesaria para ganar el concurso, de modo que no entró a valorar el fondo del asunto.

El segundo escrito fue presentado por la empresa que quedó en segundo lugar a 4,45 puntos del ganador. Su reclamación fue rechazada con el argumento de que nadie había impugnado antes las bases de la licitación y recordando que asignar un 25% de puntos no cuantificables se encuentra dentro de los márgenes de actuación de la Administración. A partir de ese momento, a los recurrentes se les abre la vía de lo contencioso administrativo.

Autonomía de los coches

En estos recursos se denuncian las distintas formas de valorar las características de los vehículos. Tres licitadores presentaron un Citroën C-4, otros dos apostaron por un Renault Scenic Zen Energy y el que ganó llevó un Mercedes Clase B, el único que no fue presentado transformado para su uso policial ni tenía homologado su kit de detenidos cuando fue requerido en el concurso, según fuentes conocedoras del procedimiento. Una de las licitadoras afirma que «uno de los puntos más críticos» que deja en evidencia que no se ha realizado una buena puntuación se encuentra en el apartado de autonomía de los vehículos. Al ganador se le valora mejor a Mercedes respecto a Citroën a pesar de que este último tiene más autonomía. Algo que le parece «incomprensible».

También se señala como «el hecho más grave» que el modelo ganador no puede llevar faros antiniebla, «ni de serie ni como opción», cuando se trataba de una de las exigencias mínimas para poder presentarse a la puja recogidas en el pliego elaborado por el área de Seguridad Ciudadana.

Poco después de esta polémica, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Bilbao anuló una licitación pública, valorada en 148.760 euros, para incorporar 12 motocicletas a la flota de la Policía Municipal. Lo hizo después de recibir quejas de una de las empresas que pretendía participar en el concurso: denunciaba que el pliego del contrato imponía una «solución técnica específica» que en la práctica hacía que las firmas aspirantes sólo pudieran recurrir a un único fabricante de equipamiento policial, el mismo que va a equipar los coches.

El Ayuntamiento confirmó en febrero a este periódico que se había anulado este concurso y explicó que se están redactando unos «nuevos pliegos técnicos». En el caso de los coches patrulla, recuerda que se desestimaron los dos recursos y que los automóviles se están «adaptando» a las exigencias de la licitación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos