La Policía Municipal de Bilbao coloca un radar móvil junto a los que no funcionan en alameda Rekalde

Los controles con el radar móvil se realizaron cerca de las carcasas que permanecen vacías. / E. C.
Los controles con el radar móvil se realizaron cerca de las carcasas que permanecen vacías. / E. C.

Las mediciones se realizaron apenas dos días después de que EL CORREO desvelase que las cajas están vacías

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

La Policía Municipal de Bilbao supervisó ayer con un radar móvil la velocidad a la que circulaban los vehículos por alameda Rekalde. Los controles se realizaron apenas dos días después de que EL CORREO desvelase que los dos dispositivos fijos instalados para calmar el tráfico de esa céntrica arteria bilbaína llevan sin estar operativos desde el pasado agosto, cuando fueron inaugurados.

Las mediciones, de hecho, se desarrollaron cerca de una de las dos cabinas, la que se encuentra a la altura de la calle Mazarredo, para testar la velocidad a la que bajan los coches desde el puente La Salve. Fuentes policiales explicaron a este diario que los controles de ayer se realizaron «sin afán recaudatorio». Su objetivo -apuntaron- no era multar, sino comprobar si los conductores respetaban los límites en una de las principales vías de entrada y salida de la ciudad, donde se contabiliza a diario el paso de cerca de 40.000 coches y autobuses.

La noticia ha llevado a algunos partidos con representación en el Ayuntamiento de Bilbao a pedir explicaciones al equipo de gobierno. La concejala del PP Carmen Carrón calificó ayer de «chusco», «grave» y «algo patético» que el Ejecutivo municipal haya, a su juicio, «engañado» a los vecinos de la capital con el «no radar» de alameda Rekalde. Además, Carrón anticipó que realizará preguntas por escrito y se mostró partidaria de «medidas no punitivas» para calmar el tráfico en la zona.

EH Bildu y PP cargaron contra el Ayuntamiento por «engañar» a los vecinos con el «no radar»

EH Bildu también criticó la «irresponsabilidad» del equipo de Gobierno formado por PNV y PSE. El concejal Bruno Zubizarreta aseguró que el Consistorio se ha limitado a hacer un «acto de propaganda de cara a los vecinos» que pedían medidas para reducir la velocidad de los coches que circulan por esta calle.

«Se ha calmado el tráfico»

El concejal de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, ha señalado, ante las críticas de la oposición que, aunque no se han puesto multas, se ha calmado el tráfico en esta calle de una forma «muy importante».

Tras presentar la XVI edición del Encuentro Ciudadano con la Movilidad, Gil ha afirmado que entiende que la oposición tiene que ser «mordaz», pero ha considerado que en esta ocasión «no ha estado acertada, fundamentalmente porque lo que nosotros hicimos en Alameda Rekalde, y ahí existen diferentes áreas implicadas, como Obras y Servicios; Seguridad y Movilidad y Sostenibilidad, fue buscar las medidas más oportunas para hacer un calmado de tráfico».

«Ese calmado de tráfico, que se anunció mencionando como una de las medidas la puesta en marcha de radares, ha tenido una repercusión muy importante y en positivo. Todos los análisis que hemos hecho desde todos los puntos de vista han concluido que se ha calmado de una manera muy destacada el tráfico, y en este tiempo no ha habido ninguna colisión. Por tanto, algo hemos hecho bien», ha añadido.

Gil ha subrayado que desde agosto se han estado haciendo pruebas con los radares con el fin «no de recaudar, sino de calmar el tráfico, y lo hemos conseguido». «Hemos hecho pruebas en los dos radares para ver diferentes alternativas, ya que son los dos primeros radares urbanos en el centro de la ciudad, y no queremos cualquier radar, sino uno que se oriente al uso que le queremos dar», ha remarcado.

«Los radares definitivos estarán en las próximas fechas, pero hay que decirle a los ciudadanos que tengan cuidado, que pueden ser multados. Las medidas están funcionando y los radares van a estar ahí de forma definitiva», ha dicho.

El concejal de Movilidad y Sostenibilidad ha sostenido que durante estos meses «se ha podido multar, pero no lo hemos querido hacer. Lo haremos cuando tengamos los radares definitivos. Dicho esto, que nadie se relaje, ya que se puede multar, es un tramo donde no se puede ir a más de 50 km/h, y está debidamente señalizado, así que si la gente se pasa, tendrá problemas».

Respecto al momento en el que pueden estar activos los radares de Alameda Rekalde, Gil ha manifestado que se está pendiente de la contratación. «A mí me gustaría que ante esas críticas tan exacerbadas que se han hecho, se analice qué han hecho otras ciudades en España y en Europa, lo que hace la DGT o el departamento de Tráfico del Gobierno Vasco, porque esta situación no es nueva en Bilbao, sino en muchas ciudades», ha concluido.

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos