El Correo
Rutas de montaña: Kalamua (771 m.)

Rutas de montaña: Kalamua (771 m.)

  • La ascensión desde Elgoibar a este clásico de la divisoria entre Gipuzkoa y Bizkaia incluye una exigente sorpresa

El Kalamua, en la divisoria entre Bizkaia y Gipuzkoa, es un popular monte que se suele ascender desde Etxebarria o Eibar. No es tan habitual hacerlo desde el mismo Elgoibar –partir de la ermita de San Pedro, en el barrio Idotorbe, evita casi la mitad del desnivel– pero el resultado es una excursión verdaderamente montañera si se incluye una ‘pequeña’ sorpresa a medio camino: la ascensión al Moru. Se trata de una cota menor que desde Idotorbe apenas supone un paseo pero que por su vertiente sur ofrece desniveles realmente exigentes, de los que endurecen los gemelos y tensan los talones.

La excursión como tal comienza en el núcleo urbano de Elgoibar, aunque nos evitaremos unos cuantos metros de asfalto si dejamos el coche en el aparcamiento que hay frente al cementerio del pueblo, al otro lado de la carretera N-634, en Olano. Desde allí iniciamos la caminata atravesando el barrio y siguiendo una pista que sigue paralela a la carretera. El camino pasa entre unas casetas y se adentra ya en el bosque, aunque la tranquilidad aún es interrumpida por las todavía cercanas carretera N-634 y autopista AP-8.

Por fin, tras más de un kilómetro de caminata, el camino, transformado en un amplio sendero, gira a la derecha (NO) y se aleja del mundanal ruido a la vez que empieza a ganar altura remontando la vaguada del arroyo Saturixo, que de bajada recorreremos casi en su integridad.

Pero ahora no vamos a transitar mucho por ella. Un poco más arriba, un evidente desvío a la derecha (0h.25’) nos invita a desviarnos del sendero balizado para afrontar las duras rampas del Moru. En un primer momento, el desnivel apenas se deja notar, mientras rodeamos la montaña por el sur. Por fin, cuando el camino comienza a descender, los abandonamos para seguir una senda que asciende (izq.) por un hayedo. Aquí comienza el muro del Moru, apenas 600 metros de recorrido en los que se ascienden casi 250 metros de desnivel con rampas cercanas a 45% de desnivel.

Conviene tomarlo con tranquilidad. El sendero deja atrás el hayedo y toma el espinazo de la cresta como referencia para alcanzar la loma cimera, donde sus metros finales son apenas un paseo tras lo vivido unos metros antes. La cima, perdida en medio del pinar y sin vistas, pasaría desaparecida si no fuese por el buzón seta que la señala (1h.00’).

Desde ella, un suave descenso lleva a un depósito de aguas y, siguiendo el cordal, al caserío Arraitza. Lor la pista llegamos rápidamente a la gran ermita de San Pedro, que preside el barrio Idotorbe (1h.15’). aquí retomanos las marcas del novedoso GR 285 (Gipuzkoako Mendibai), por el que nos dirigimos hacia el Kalamua. Primero por carretera, durante kilómetro y medio, y luego (dch.) por pista hasta una bifurcación presidida por un templete en honor de Santurrotz.

Continuamos unos metros más por la pista forestal hasta una bifurcación con un panel informativo y un poste de señales. Las dos opciones que se nos presentan llevan al Kalamua. Nosotros elegimos la de la derecha (por la otra bajaremos), que sube hasta un amplio cruce cerca de la fuente Iruiturri (2h.15’). Allí empieza de verdad la ascensión al Kalamua, primero por un camino y luego, tras superar una compuerta, por sendero hasta la cima (2h.45’) y sus excelentes vistas.

Para el descenso descendemos por el cordal (SO) hasta el amplio collado que lo separa del Garaigoitxiki conocido como Kalamuako Lautad, donde retomamos las balizas del GR 285 (izd.), que ya no abandonaremos hasta Eibar. Primero alcanzamos el cruce del panel y luego, por el camino ya conocido, retornamos a al área recreativa de San Pedro-Idotorbe.

Frente a la bolera, tomamos lla pista de cemento que desciende hasta el arroyo Saturixo en busca de los caseríos de la zona, Antes de cruzar el puente, seguimos un camino que desciende paralelo al cauce por su margen izquierda. Metidos ya en la vaguada, no hay más que seguir las marcas del GR y el PR Vuelta a Elgoibar, que coinciden hasta el peublo. En el descenso cruzaremos varias veces el río, que si está crecido obligará a mojarnos los pies.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate