El Correo
Rutas de montaña: Larbosa (1.101 m.)

Rutas de montaña: Larbosa (1.101 m.)

  • Paseo circular por la senda de Domingo Pájaro con subida a los buzones de la Larbosa, en el extremo norte de Burgos

Las Machorras es la capital de los Cuatro Ríos Pasiegos burgaleses, unos valles que se abren en el extremo norte de Burgos, en el municipio de Espinosa de los Monteros. Es un paisaje de montañas, praderas salpicadas de cabañas y bosques. Robles, hayas y pinos ocupan las laderas más pendientes de unas cimas que destacan sobre un terreno escabroso. Castro Valnera es el techo. En el curso bajo del río Trueba la cadena atenúa su dificultad y finaliza en la Larbosa, loma que domina Bárcenas, localidad histórica entre Espinosa y Las Machorras.

Partida del aparcamiento de Las Machorras. También sirve de escenario de fiestas. Caminamos unos metros por carretera hacia los Puertos. Pronto vemos (izd.) un desvío. También las franjas blancas y anaranjadas de la senda Domingo Pájaro nos guiarán. La pista continúa entre tapias y cabañas y alcanza un nuevo desvío (0h.10’). Las pinturas de la senda nos llevan (izd.) por una amplia pista forestal que sube por la ladera de Bustulama. El río Trueba queda abajo oculto por los pinos.

Remonta la ladera y llega hasta un puesto de observación (0h.48’). Ha sido transformado en merendero. La pista llanea con la ladera cerrada de brezos, hayas y abedules, refugio de corzos y jabalíes. Una fuente con caño queda atrás. Tras una amplia curva por donde baja un torrente pasa a la vertiente del barranco de La Toba, afluente del Trueba. Dejamos a un lado un depósito de agua, con la ladera del Costal coronada por la Larbosa enfrente.

La pista llanea por terreno despejado, entre prados abandonados e invadidos por brezos y árgomas, y se asoma al vallejo desarbolado de La Varga (1h.10’). Es una cubeta con una turbera en el centro, nacimiento del arroyo La Toba. En primavera se inunda. El resto de la temporada es un pastizal frecuentado por vacas y caballos.

Atravesamos la turbera. Tras vadear el arroyo remontamos la ladera (izd.) por un camino pendiente que sube entre el pinar y el monte cerrado. Cruza con una pista (1h.20’) que corta la ladera del Costal y que seguimos por la derecha hasta un collado con vistas a Sotoscueva (1h.20’). Por la izquierda, por la ladera de Domingo Pájaro, remonta un cortafuego entre los pinares cerrados por árgomas que llega hasta la Larbosa (1h.50’). Es una cima poco espectacular y sin vistas señalada por un hito.

Toca perder altura por la cresta del Costal hasta un resalte que cae a pico sobre el río (1h.30’). Lo ocupan dos buzones de hierro dedicados a Wito (Mendiguren). Uno es una urna. Sobre el otro hay una batería de música en miniatura. Buenas vistas sobre los prados y bosques de La Inmunia, el Picón Blanco y el valle del río Trueba.

La bajada es pendiente y complicada (atención) por el cortafuegos hacia el barranco de La Toba. Primer rellano (1h.45’) invadido por las árgomas. La pista que corre más abajo (invisible desde ese punto) se alcanza por un sendero difuso que baja por un pinar hacia la izquierda (2h.00’). Al otro lado del torrente hay una cabaña. Está habitada por un cabrero. La pista desciende entre robles y tapias (marcas de pintura de la senda Domingo Pájaro) y llega hasta el río (2h.15’). El puente lleva a la carretera.

Por la izquierda enlaza con la Ruta del Queso Pasiego, Maquis y Estraperlo frecuentada en los años duros de la posguerra. Es una senda bien pisada, preciosa, ceñida a la orilla del Trueba, que era seguida por los contrabandistas. Sombreada por avellanos, abedules, robles y pinos con el río a la derecha permite caminar en silencio.

Una enorme losa de piedra que hace de puente nos da acceso a la vega de Las Machorras y al coche (3h.05’). Allí encontramos los restaurantes Las Machorras (tlfs. 947143764/645980013), que también tiene casa rural; y Las Nieves (tfo. 947120202).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate