El Correo
Rutas de montaña: Zengotitagana (818 m.)

Rutas de montaña: Zengotitagana (818 m.)

  • La travesía por el cresterío del Oiz permite coronar cotas relegadas por el coloso que domina el centro de Bizkaia

El Oiz necesita pocas presentaciones. Su condición de monte bocinero ya anuncia su privilegiada ubicación, prácticamente en el centro geográfico de Bizkaia, confirmada por su prominencia: 710 metros. Esa cifra, que da la verdadera dimensión de una montaña, la convierte en la tercera cima con más desnivel de Territorio Histórico, solo superada por Gorbeia (867 m.) y Anboto (734 m.). Solo queda ya abstraernos de su parque eólico, sus antenas y sus correspondientes pistas de servicio para disfrutar de una de las cumbres más ‘montañeras’ de Bizkaia.

En esta ocasión, la propuesta va más allá de la cumbre que da nombre al macizo. El plan es recorrer todo el cresterío del Oiz desde Trabakua para visitar sus otras tres cotas y terminar la marcha en Garai.

Partimos del mismo alto de Trabakua. Al final del área que acoge el aparcamiento y los restaurantes, enfrente de una fuente, nace un camino que se adentra en el pinar. Lo atraviesa hasta la carretera que lleva al barrio de Gerea, pero no llegamos a ella. Giramos a la izquierda, pasamos junto a una caseta y remontamos una pista. Más arriba, en una bifurcación, seguimos un sendero entre los dos viales. No tarda en empinarse para afrontar el exigente repecho que lleva a la cresta cimera.

Son casi cuatrocientos metros de desnivel en poco más de un kilómetro en los que ponemos a prueba los gemelos antes de desembocar en la cresta cimera entre los últimos aerogeneradores del parque eólico. Hacia la derecha, ya por una pendiente mucho más cómoda, alcanzamos la cruz, el buzón y el vértice del Zengotitagana (0h.40’). Las excelentes vistas presagian las aún mejores que tendremos desde el Oiz.

Hacia él nos dirigimos, con una pequeña parada previa. Seguimos por la herbosa cresta junto a la pista de los aerogeneradores, tomamos la curva y bordeamos por la derecha un vallado de reciente instalación (este tramo se puede hacer por la pista, pero de lo que se trata es de obviarla en la medida de lo posible). En el camino descubrimos uno de los dólmenes de la estación megalítica del Oiz. Cruzamos la pista y nos adentramos en el pinar para alcanzar la cima del Iturzurigana, cima sin buzón que pasaría desapercibida si no fuera por el dolmen que la ocupa (1h.00).

Retornamos al anterior cruce de pistas de los aerogeneradores y allí seguimos (NO) un camino que discurre al borde del bosque, pasa junto a una caseta y se aúpa al cordal cimero. Lo recorremos siguiendo la estación eólica para plantarnos en la base de la peña cimera. Solo queda trepar por su caos de piedras hasta el vértice geodésico y el buzón (1h.50’).

Tras disfrutar de la vistas, seguimos por el cresterío (NO) hacia la última cumbre del cordal:Astoagagana. Descendemos por la divisoria mientras podemos, aunque finalmente las alambradas nos obliga a seguir la pista. Pasamos junto a un dolmen rehabilitado y la ermita de San Cristóbal y seguimos por la pista, que más adelante gira para descender hacia Munitibar. En este punto nos aupamos de nuevo a la cresta hasta el buzón y cruz cimeros (2h.30’).

Iniciamos ya el descenso hacia Garai. Volvemos sobre nuestro pasos por la pista, dejamos atrás la ermita y ascendemos hasta tres aerogeneradores aislados. Seguimos su pista, que tras el último molino se convierte en un camino que recorre la ladera. Una línea eléctrica que desciende de las antenas cimeras será nuestra referencia para descender ladera abajo por alguna de las trochas que surgen por doquier entre los arbustos.

Sin perder de vista los cables, perdemos altura con rapidez, atravesamos un camino y nos adentramos en una zona boscosa. Superamos una loma, cruzamos una pista y aprovechamos el cortafuegos de la línea eléctrica para seguir bajando. Otra pista y un nuevo cortafuegos nos llevan a una zona de reciente tala, donde la pista realiza una revuelta (izq.) antes de desembocar en otra más amplia que baja al fondo del valle y sale a la amplia pista que, por la izquierda, nos lleva a Garai (4h.30’).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate