El Correo

Cervezas irlandesas más allá de Guinness para celebrar San Patricio de una forma diferente

Una selección de cervezas irlandesas compradas en Euskadi.
Una selección de cervezas irlandesas compradas en Euskadi. / S. E.
  • La fiesta nacional irlandesa debe parte de su fama a desatado consumo de cebada fermentada. Repasamos las últimas tendencias cerveceras de la pequeña isla esmeralda, un gigante haciendo birra

Si una fiesta quiere triunfar a nivel mundial, necesita un bebida. Y cuanto más universal sea el brebaje, más popular se volverá la juerga. Tampoco es que San Patricio sea lo que es es por la cerveza, pero... . Vale, quizá sí. Es la escusa perfecta para tomarte unas cuantas pintas de Guinness y lo sabes. Sin embargo, la famosa stout dublinesa no es la birra más consumida este día por los irlandeses, que prefieren la insufrible cerveza verde: cualquier lager del montón a la que añaden colorante alimentario. La negra de Saint James Gate por lo menos está buena -si la sirven en forma y tiempo-, pero tampoco es lo mejor que puede ofrecer la isla esmeralda a los aficionados a la cebada malteada. Así que vamos a ver qué se está cociendo en las fábricas irlandesas. Ya es hora de olvidar los tópicos.

En los últimos años, un nutrido grupo de cerveceros locales están haciendo sus deberes con nota en el tigre celta. Algunos aún casi no exportan, buscando afianzar su calidad antes ampliar la producción. Otros hace años que los vemos en nuestras estanterías e incluso hay cervezas de producción industrial que le sacan los colores a la zaina certificadora de récords mundiales.

Cualquiera que ha pisado Cork, y es amigo de las polémicas, sabe que la stout de Murphy's es mejor que la Guinness. Más torrefacta, la pinta de la icónica Ladys Well Brewery abierta junto al river Lee en 1856, es una delicia en un día de lluvia. El problema es que la distribución europea de ésta y de su competidora dublinesa -en Eire el duelo Murphy's vs Guinness es como un Barça Madrid- la lleva la misma empresa, Heineken, y en su día decidió dejar de vender la stout de Cork para torturarnos con un sucedáneo de red ale a la que llaman Murphy's Irish Red. Por desgracia, Beamish, el otro fabricante de buena stout de Cork, en este momento tampoco exporta fuera de Irlanda.

Artesanos

Entre las negras la competencia es cada vez mayor en la república católica. O'Haras es la craft que más fama y mercado ha logrado. Su moderna fábrica en el centro del país les permite elaborar en un volumen como para expandirse y se consigue con relativa facilidad en España, en tienda especializadas y en internet.

Los también dublineses de The Porterhouse pisan fuerte con cervezas redondas y unas etiquetas que no dejan a nadie indiferentes. La Wrasslers 4x, inspirada en la figura de Michael Collins, recuerda a las porter que se bebían en los pubs de Clonakilty a principios del siglo pasado. Es habitual en los estantes de las tiendas de cerveza.

De todos modos, el repaso por lo más puntero del 'irish brewing' no estaría completo sin un resumen de las microcerveceras a las que es difícil acceder. Aunque no imposible.

Metalman, de Waterford, por ejemplo, es la respuesta de unos aficionados al cereal fermentado que estaban descontentos con lo que encontraban en el mercado. No hallaban el verdadero sabor de irlanda en las artesanas que conocían yu lanzaron su propio producto. Su pale ale es todo un éxito en la costa en la que nacieron.

Franscican Well Brewery, de Cork, usan la leyenda de que el agua del convento en el que está la fabrica -well significa pozo- tiene propiedades milagrosas para elaborar una cerveza natural sin conservantes que aúna las recetas más clásicas con la tecnología de producción más moderna. Si te topas con una de sus Rebel Red, pruébala. A fin de cuentas la red ale es el verdadero sabor de Irlanda.

Muy buena prensa está logrando la Galway Bay Brewery. Cervezas como la Full Sail beer, la red Bay Ale, y la chocolate milk stout Buried at Sea son verdaderas joyas. El secreto, un proceso casi manual que le da un toque completamente diferente. Este fabricante es objetivo de varios importadores nacionales, sin éxito hasta el momento. Esperaremos. Eso sí, tiene su propia red de bares en Irlanda. Si tienes unas vacaciones pendientes... .

Por citar una cuarta, los chicos de Eight Degrees Brewing, también de Cork, han incorporado un toque internacional a la secular forma de trabajar la cebada en la tupida Hibernia. Sus responsables son un australiano y un neozelandés que aprendieron a hacer cerveza en Alemania. Su nombre indica la temperatura a la que les gusta que se sirvan sus birras. Y a que la isla verde está a 8 grados de latitud Oeste, claro.

Pero por más costumbre que tengan las stout y que vivamos un boom de las craftbeer, lo que realmente marca la Irlanda birrera es la cerveza roja. La irish red ale. Ahí, el líder absoluto es Smithwicks. Los cerveceros de Kilkeny tiene un nombre tan complejo como su pócima carmesí. Los mejores pubs irlandeses acostumbran a ofrecer la junto al cañero de Guinness y no te dejará indiferente. O la amas o la odias, pero su amargor cautiva.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate