«Los pinchos morunos que se venden sin control en las fiestas están caducados»

Manteros exponen su mercancía en la Gran Vía bilbaína./E. C.
Manteros exponen su mercancía en la Gran Vía bilbaína. / E. C.

El Ayuntamiento de Bilbao alerta de los riesgos de la comida vendida en puestos irregulares

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

El llamado ‘top manta’ avanza posiciones en Bilbao. Está a la vista en cualquier calle con fuerte tránsito de peatones, desde la Gran Vía hasta el Casco Viejo, junto a zonas de tiendas de toda la vida o grandes almacenes. Pero también aparece recogido en las estadísticas de la Policía Municipal. Esta venta ambulante irregular se ha disparado en los últimos tres años. Los agentes realizaron 245 intervenciones en 2015 para intentar atajar esta práctica. En 2016 ascendieron a 256. En lo que va de año ya son 343. Cifras anunciadas ayer por el concejal de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro (PNV), en contestación a una petición planteada en el pleno por el PP para «impedir» los mercadillos ilegales.

Que no únicamente ofrecen artículos textiles y complementos. Del Hierro habló ayer de venta de comida sin control, especialmente extendida durante la Aste Nagusia. «La carne de los pinchos morunos está caducada. Es curioso que la gente los compre», advirtió.

Venta ambulante

343
es la cifra de intervenciones llevadas a cabo por la Policía Municipal para atajar la venta ambulante irregular en Bilbao. Las actuaciones se han disparado. En 2016 fueron 256. En 2015, 245.

Aunque hay barras de bar que los venden con mayores seguridades, recordó Francisco Samir Lahdou, en un intento por ponerse al lado de los que se buscan la vida. «Ya le voy a invitar a uno», ironizó desde su escaño el concejal de Seguridad.

La proliferación de barbacoas y pequeñas planchas alimentadas con un camping gas es otro de los ‘tops’ en las fiestas. El Ayuntamiento ya ha realizado campañas para evitar que los ‘manteros’ ocupen zonas de embudo para el peatón. Y no sólo vendiendo ropa, calzado o cedés. La Policía Municipal detectó este año una camioneta de procedencia andaluza que vendía bocadillos de carne a la vera del escenario festivo del parque Europa, generando además el temido tapón. Fue interceptada y su contenido, decomisado y destruido.

La concejala de Salud, Yolanda Díez (PSE), reconoció que la venta ambulante irregular constituye una «competencia desleal». Del Hierro reconoció que «no tiene mucho sentido» abrir un expediente a los vendedores, por lo general, de origen inmigrante, «insolventes» y atados a «mafias». Además, dijo, «salen a la carrera y no pueden ser identificados». No es tan fácil. Los que se dedican a los pinchos morunos usan infiernillos adosados a carretas que pesan lo suyo. Ni siquiera la marcas plagiadas se interesan por sus derechos. Ninguna ha reclamado por los 21 casos de falsificaciones y propiedad intelectual detectados este año.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos