Piden 25 años para el acusado de matar a su exmujer y simular un atropello en La Peña

Flores de recuerdo de la familia de Leyre Rodríguez, en el punto donde se halló su cadáver./LUIS CALABOR
Flores de recuerdo de la familia de Leyre Rodríguez, en el punto donde se halló su cadáver. / LUIS CALABOR

La golpeó seis veces en la cabeza contra la bañera, la llevó inconsciente hasta una carretera y la pasó con el coche por encima hasta matarla, según la acción popular

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

El día del juicio que sentará en el banquillo a Jorge Mateos, de 37 años, acusado del homicidio de su exmujer, Leyre Rodríguez, que tenía 34, está cada vez más cerca. Las partes se encuentran en la actualidad completando las calificaciones provisionales sobre el caso. Así, la asociación Clara Campoamor, que representa la acción popular, solicita para el acusado 25 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía, con los agravantes de parentesco y de género, grosso modo la misma pena que reclama la Fiscalía.

Leyre Rodríguez.
Leyre Rodríguez.

El presunto agresor.
El presunto agresor.

Los hechos tuvieron lugar el 7 de agosto de 2015, cuando Jorge Mateos, que se encontraba en trámites de divorcio con la madre de sus dos hijos y «no había aceptado la ruptura de la relación matrimonial», acudió a la vivienda de su ex, en el barrio bilbaíno de Ollargan, según el escrito de calificaciones provisionales de la acusación. «Movido por el ánimo de acabar con la vida de Leyre», Mateos llegó a «solicitar ayuda» a un amigo -Y.B, que fue detenido y finalmente exculpado- «hasta en tres ocasiones, sin que ninguna de ellas fuera aceptada». La última proposición se la hizo momentos antes de que llamara al timbre de la casa de Leyre, sobre las 21.30 horas de aquella noche. Este testigo declaró que Mateos le ofreció dinero «para que se cargara a una mujer que le estaba dando problemas».

Según Clara Campoamor, pidió a un amigo hastatres veces que le ayudaraa ejecutar el crimen Complicidad

A juicio de la asociación Clara Campoamor, Leyre abrió la puerta a su exmarido, que acudió a su vivienda «con el pretexto de hablar con los hijos comunes». «De manera sorpresiva y sin posibilidad de defensa para ella, le tapó la cara para evitar que gritara y fuera escuchada y llevándola al baño, la golpeó con el escalón de la bañera un mínimo de seis veces en la cabeza, quedando ella inconsciente».

Limpió el baño

A continuación, el encausado arrastró a la mujer hasta la alfombra, la cogió en brazos y la bajó por la escalera hasta su vehículo, aparcado junto al portal, donde la introdujo en el maletero. Mateos limpió el baño y otros puntos de la vivienda y recogió el bolso, el móvil y los utensilios que había empleado. La trasladó inconsciente hasta la cercana carretera de Buya, donde la dejó tendida sobre el asfalto para, «con la finalidad de simular que Leyre había sido atropellada, pasar lentamente con su vehículo por encima de la misma, iniciando marcha atrás y posteriormente marcha adelante, hasta causar de esta manera definitivamente su muerte». Allí, en una cuneta, fue localizado su cadáver a la mañana siguiente. La asociación feminista pide además para Mateos 10 años de libertad vigilada y que le impongan las costas del proceso.

El acusado trató de suicidarse tirándose a las vías del tren diez días después del asesinato Agravantes

El acusado, que se intentó suicidar diez días después de los hechos lanzándose a las vías del tren y se encuentra en silla de ruedas, sigue internado de forma preventiva en la cárcel alavesa de Zaballa. Según testificó ante la jueza instructora cuando aún se recuperaba en el hospital de Cruces, las lesiones que presentaba el cadáver de su exesposa fueron fruto de un cúmulo de «accidentes» sufridos durante una discusión entre ambos.

Temas

Sucesos

Fotos

Vídeos