Día del Asperger: la mitad de los afectados llegan a la madurez sin ser diagnosticados

La responsable del Área Educativa de APNABI, Eguzkiñe Etxabe, presidente de la asociación, Mikel Pulgarín, y la psiquiatra Rafaela Caballero. /Jordi Alemany
La responsable del Área Educativa de APNABI, Eguzkiñe Etxabe, presidente de la asociación, Mikel Pulgarín, y la psiquiatra Rafaela Caballero. / Jordi Alemany

APNABI organiza una conferencia y una tertulia entre afectados y familiares para difundir la realidad de este trastorno

OLATZ HERNÁNDEZ

APNABI Autismo Bizkaia conmemora hoy el Día Internacional del Síndrome de Asperger, que afecta a 161 personas usuarias de la asociación. «El 50% de las personas con asperger llegan a la madurez sin ser diagnosticadas», ha explicado Mikel Pulgarín, presidente de APNABI. Para sensibilizar a la sociedad, esta tarde la psiquiatra Rafaela Caballero dará la conferencia 'Síndrome de Asperger: Diagnóstico y tratamientos/ El porqué del infradiagnóstico' ante 450 asistentes en el Bizkaia Aretoa. Además personas con este trastorno ofrecerán su propia visión y experiencias en una tertulia.

El Síndrome de Asperger está considerado el más leve de los trastornos del espectro del autismo (TEA) y se caracteriza por el deterioro social, las dificultades en la comunicación y los patrones de comportamiento repetitivos, restringidos y estereotipados.

No tiene por qué estar ligado a una discapacidad intelectual. «Es difícil de detectar ya que los niños siguen aprendiendo. Es una discapacidad social», ha ilustrado Eguzkiñe Etxabe, responsable del Área Educativa de APNABI y directora del Colegio Aldamiz de Educación Especial.

«Cuanto antes se interviene antes se conocen a ellos mismos y entienden cómo funciona el mundo». Muchas personas con asperger son capaces de tener una vida completamente autónoma, pero en la mayoría de casos la situación se complica en la adolescencia ya que «son muy vulnerables». «Una detección temprana reduce el sufrimiento del niño y de la familia», apunta Montserrat Clavero, psicóloga y coordinadora del Área Clínica de APNABI. El diagnóstico es especialmente difícil en las mujeres: «Están mejor capacitadas socialmente que los hombres, por lo que es más complicado detectarlo», ha afirmado Pulgarín.

Temas

Bizkaia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos