«Estable» el niño de 22 meses de Muskiz que se cayó desde un ático en Cantabria

Trabajadoras de la residencia de mayores situada en las inmediaciones caminan frente al bloque en el que se produjo el suceso./Sane
Trabajadoras de la residencia de mayores situada en las inmediaciones caminan frente al bloque en el que se produjo el suceso. / Sane

El menor pudo trepar por una barandilla de la terraza donde estaba con su familia, en una vivienda de la localidad cántabra de Gama

JOSÉ CARLOS ROJO

El menor de 22 meses, natural de Muskiz, que a media mañana del domingo se precipitó desde un tercer piso en una vivienda de Gama, en Cantabria, se encuentra «estable, consciente y fuera de peligro». Así lo confirmaron los sanitarios que atendieron al niño en el servicio de urgencias pediátricas del hospital universitario Marqués de Valdecilla.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 11.30 horas en la urbanización Las Marismas de Santamaría. Al parecer, el menor trepó por la barandilla de la terraza cuando se encontraba con su familia en la vivienda. Según los testigos, que escucharon hablar a la madre tras el accidente, el pequeño se encontraba pintando junto a su hermana.

A pesar de todo, la suerte estuvo de su parte. Aunque cayó desde una altura de cerca de diez metros, lo hizo sobre la zona ajardinada de un bajo deshabitado. Por este motivo, hacía tiempo que nadie cortaba el césped y estaba muy alto, lo que ayudó a que la hierba amortiguara el golpe y, probablemente, también le salvó la vida. «Ha hecho el mismo efecto que una colchoneta», explicaron los sanitarios del 061 que atendieron en un primer momento al niño.

A pesar del susto que se llevaron sus padres, la fortuna del pequeño no acabó ahí. La primera persona en atenderlo fue una técnico de ambulancias de Santoña, municipio que dista apenas media docena de kilómetros de Gama, que casualmente habita el bajo colindante al que cayó el menor. La mujer se alarmó al escuchar un fuerte llanto infantil que procedía del exterior y salió rápidamente. Tras realizarle una primera exploración ocular, no parecía que tuviera ninguna herida de gravedad.

Inmediatamente acudieron al lugar una ambulancia de Soporte Vital Avanzado (SVA) del 061 de Laredo y el SUAP de Gama, que inmovilizaron al niño y lo trasladaron a Valdecilla. Tras realizarle las pruebas pertinentes, fuentes del 061 aseguraron que el menor se encuentra fuera de peligro.

El alcalde de Bárcena de Cicero, Gumersindo Ranero, confirmó poco después los hechos. Explicó que el niño se encontraba jugando en la terraza con su hermana en presencia de los padres pero, al parecer, «se han despistado y el bebé ha trepado por la barandilla», cayendo en el bajo de la vivienda, desde una altura de «unos diez metros», sobre una zona ajardinada sin segar, señaló el edil. «El niño, aunque lloraba, estaba consciente, se movía y parecía no estar grave», detalló el alcalde. Según confirmó Ranero, la familia del niño accidentado vive en Bizkaia y pasa los fines de semana en esta segunda residencia de Gama, localidad situada en la zona oriental de Cantabria, donde numerosos vascos tienen una segunda residencia de carácter vacacional.

Segundo caso en diez días

La suerte ha querido que este accidente, ocurrido en circunstancias parecidas a las que terminaron con la vida del menor de 14 meses que cayó de un segundo piso en Ampuero el pasado día 1, avance un mejor desenlace que aquél. Entonces, el bebé falleció a causa del fuerte traumatismo provocado por el impacto poco después de ser trasladado por los servicios sanitarios al hospital. Todo apunta que en aquel trágico episodio el pequeño también trepó por los barrotes del balcón.

Un vecino de la familia se dirigía a su casa cuando vio cómo un hombre intentaba reanimar al niño, «que llevaba unos dos minutos tendido en el suelo». Ambos pensaron que no había nadie en la vivienda hasta que vieron al hermano del bebé (de unos tres años de edad) asomado en el balcón. «Empezó a llamar a su hermano y se subió a los barrotes de la terraza. Entonces pensamos que igual se podía caer también y subimos con la intención de tirar la puerta, pero nos dio por llamar y nos abrió el niño. Justo en ese momento salió la madre y nos dijo que se estaba duchando y que no se había enterado de nada», explicaron después del trágico suceso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos