La peatonalización de la calle Iparraguirre costará 1,5 millones

La obras de peatonalización en la calle Iparragirre comenzarán el próximo verano./Jordi Alemany
La obras de peatonalización en la calle Iparragirre comenzarán el próximo verano. / Jordi Alemany

El Ayuntamiento se compromete a no aumentar ni el número ni la superficie destinada a terrazas de hostelería

IZASKUN ERRAZTI

La peatonalización de la calle Iparraguirre costará 1,5 millones de euros, según los cálculos que maneja el Ayuntamiento, que ya ha reservado una partida de un millón en su presupuesto del próximo año para el desarrollo de un proyecto largamente esperado que fue concebido en tiempos del difunto Iñaki Azkuna. La cantidad restante irá con cargo a las cuentas de 2019.

El desarrollo del eje peatonal entre el Museo Guggenheim y la plaza San José es uno de los proyectos estrella del departamento de Obras, Servicios, Rehabilitación Urbana y Espacio Público, que en 2018 gestionará 131.044.800 euros, un 4,3% más que en el ejercicio actual. Según ha explicado su titular, Ricardo Barkala, que ha comparecido ante los portavoces municipales para explicar los detalles de las inversiones previstas en su área, el plan que regirá la actuación en Iparraguirre respetará los «compromisos adoptados con los vecinos», como el de no ampliar «ni el número ni la superficie» destinada a terrazas de hostelería. El proyecto podría estar listo para finales de este mes. El inicio de las obras, no obstante, se retrasará hasta el próximo verano.

El concejal también ha incidido sobre otro proyecto de envergadura que requerirá de inversión plurianual. Se trata de la reordenación de la entrada al barrio de Basurto desde Zorroza y Altamira. Una obra compleja que afectará a un tramo de carretera de 400 metros y que incorporará dos rotondas para mejorar la distribución del tráfico en una zona por la que pasan una media de 9.500 vehículos al día. El departamento de Barkala ha consignado una partida de 2,3 millones en el presupuesto de 2018, que ascenderá a 3,2 millones un año después.

Cinco nuevas electrolineras

El concejal delegado de Movilidad y Sostenibilidad de Bilbao, Alfonso Gil, también ha comparecido este lunes y ha anunciado que el Ayuntamiento abonará el coste del parking a los coches eléctricos que usen las electrolineras instaladas en los aparcamientos de rotación municipales. Así, los propietarios de estos vehículos únicamente tendrán que pagar la recarga y no la estancia en el garaje como tenían que hacer hasta ahora. Para llevar a cabo esta iniciativa el departamento ha reservado 15.000 euros de subvención para las recargas. El edil del PSE también ha adelantado que el Consistorio instalará en 2018 cinco electrolineras más sobre rasante, para lo cual se destinarán 150.000 euros. De esta forma, ha dicho, «ya tendríamos un parque de electrolineras significativo para el estímulo del tránsito de vehículos eléctricos».

Bilbobus, cuyo servicio absorberá el próximo año 28,3 millones de euros de los 53,6 que manejará el departamento, sumará otros dos vehículos a la flota de autobuses eléctricos, para alcanzar las seis unidades «y seremos de las primeras ciudades europeas que apuestan de una manera tan decidida por la electromovilidad», ha celebrado Gil, quien también ha destacado la reserva de 400.000 euros en 2018, más dos millones plurianualizados, para habilitar bidegorris que «garanticen la movilidad ciclista en vía urbana». En ese sentido, ha destacado los 500.000 euros que están priorizados por el presupuesto participativo para la conexión por bidegorri entre San Ignazio y Erandio. Los semáforos de la capital, «el 42% con más de 20 años de antigüedad», también se renovarán el próximo año, con cargo a una partida de 214.000 euros.

Fotos

Vídeos