'La Paloma' que la crisis se llevó

'La Paloma' que la crisis se llevóGráfico

El debate sobre la ampliación del aeropuerto se reabre. Hace 9 años se presentó un proyecto que nunca llegó a ejecutarse

JOSU GARCÍABilbao

El debate sobre la necesidad de ampliar el aeropuerto de Bilbao vuelve a estar sobre la mesa. En diez días han sucedido dos hechos muy importantes para 'La Paloma'. El inesperado colapso de los parkings, con miles de afectados, y las declaraciones del presidente de British Airways, el bilbaíno Álex Cruz, en las que advertía que «ha llegado el momento de pensar ya en agrandar» el aeródromo vizcaíno, han devuelto al primer plano de la actualidad un asunto que llevaba casi diez años aparcado, aunque latente. A todo ello hay que sumar la excelente marcha del tráfico áereo en Loiu, que por segundo año consecutivo batirá su récord de pasajeros, sobrepasando la barrera de los cinco millones y aproximándose a su límite de capacidad, fijado en 5,6 millones de clientes.

El presidente de Aena, Jaime García-Legaz, visitó Bilbao el pasado lunes y reconoció que, si la progresión sigue siendo así de «espectacular», se tendrá que adelantar la planificación económica preparada a más largo plazo para llevar a cabo una ampliación. Con todo, García-Legaz se mostró convencido de que el aeródromo moderará su crecimiento, pero dejó la puerta abierta a abordar este asunto antes de lo previsto, si fuera necesario, con el objetivo de que «toda la demanda» pueda ser debidamente satisfecha. Por el momento, el presidente de Aena anunció una inversión inmediata de 12,7 millones de euros para ganar 1.200 nuevas plazas de parking con las que evitar, en el plazo de dos años, nuevas saturaciones.

Dicho todo esto, toca hacer un poco de historia. 'La Paloma' tuvo un plan de ampliación muy serio y ambicioso. Un proyecto que descansa en un cajón y que el Ministerio de Fomento ya no va a llevar a cabo, al menos en los términos en los que fue redactado. Aquella iniciativa fue anunciada el 3 de febrero de 2009 por la socialista Magdalena Álvarez.

Miembro del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la ministra se presentó aquel día en Bilbao y prometió una inversión faraónica (115 millones) para que 'La Paloma' estirara sus alas. El objetivo era preparar la terminal para dar servicio a 8 millones de viajeros en 2014 (en aquel momento se acababa de cerrar el ejercicio de 2008 con 4,1 millones). El plan, que nunca llegó a ejecutarse por la llegada de la crisis y la paralización de las inversiones, preveía incorporar cinco nuevas pasarelas de embarque a las seis ya existentes, aumentar los puestos de facturación y ampliar a 31 los 21 espacios que utilizan los aviones para pernoctar.

La propuesta de Álvarez duplicaba los puestos de trabajo relacionados con la actividad aeroportuaria: de 10.800 a 21.000. La mayoría de sus previsiones no se cumplieron. Pero lo cierto es que 'La Paloma' vuela ahora hacia su techo. El plan más inmediato pasa por construir un bloque técnico al margen de la terminal y sacar allí a todos los empleados que no trabajan de cara al público. No se podrán ampliar 'fingers', pero se ganarán más de 2.000 metros cuadrados. El nuevo edificio llegará en 2021. Toca esperar y confiar en unos estudios de tráfico que, en los últimos dos años, no han acertado.

El aparcamiento de 3.500 plazas que nunca se hizo

Uno de los puntales de aquel proyecto que no se llegó a ejecutar era un parking que preveía dotar a 'La Paloma' de 3.500 nuevas plazas de aparcamiento (ahora hay 2.800) tras una inversión de 56 millones de euros. El estacionamiento iba a contar con 6 plantas subterráneas, después de excavar la vieja bolsa de taxis. Su arquitecto, Julio Prado, asegura que estaba «bien dimensionado». «Cuando se hace una obra de este calado es para pensar en un plazo de veinte años, no en cinco. No hay que mirar al corto plazo», afirma este profesional. «Me dio pena que no se hiciera, pero lo asumí como parte de mi trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos