La oposición exige más controles en la obra del canal de Deusto

Vista de las obras del canal de Deusto. / Borja Agudo

Expresan sus recelos por el encarecimiento en 700.000 euros de la operación tras la renuncia a última hora de la constructora elegida

José Mari Reviriego
JOSÉ MARI REVIRIEGO

Los cuatro partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Bilbao coincidieron ayer en reclamar más controles en la obra pendiente del canal de Deusto, después del último contratiempo registrado en la recta final de la adjudicación. Como ha publicado este periódico, el Consistorio se ha visto obligado a encargar los trabajos de excavación, claves para convertir la península de Zorrozaurre en una isla, a la segunda constructora mejor valorada en el concurso por la renuncia a última hora de la unión de empresas que ocupaba la primera posición y que, por tanto, iba a ser la elegida.

El recambio, en principio, provocará un retraso de un mes en el inicio del tajo, previsto ahora para septiembre, pero sí tendrá consecuencias económicas. La UTE liderada por Dragados, la mejor valorada, presentó una oferta de 9,5 millones, la más baja de las seis compañías finalistas a una obra que salía a concurso por algo más de 11 millones, sin IVA. Su retirada -justificada por discrepancias con su socio empresarial- ha dejado libre el camino a la elección del segundo clasificado, otra UTE de la que forma parte Drace Infraestructuras, también participada por Dragados. Su propuesta es 700.000 euros más cara.

Los grupos municipales no ocultaron ayer sus recelos por este recambio de última hora. Pese a estar previsto en la ley este tipo de adjudicación, EH Bildu denunció que las grandes empresas «se están aprovechando de la debilidad» del Gobierno PNV-PSE para «hacer suculentos negocios a costa del dinero público» en el canal de Zorrozaurre, obra que va camino de sumar dos años de retrasos. La portavoz de la coalición, Aitziber Ibaibarriaga, exigió más controles para evitar presuntos «fraudes». «Las empresas se presentan con diferentes denominaciones para adjudicarse un contrato a un precio y luego poder incrementarlo a través de una participada. Nos parece una tomadura de pelo», advirtió la concejala, que abogó por «repensar el faraónico» proyecto de Zorrozaurre vistos los «continuos fracasos».

«Es una tomadura de pelo que las empresas eleven el precio de un contrato a través de una participada» Aitziber Ibaibarriaga / EH Bildu

«Convertir Zorrozaurre en una isla es un error del que nos vamos a arrepentir. Es mi opinión personal» Luis Eguiluz / PP

Tierras contaminadas

Luis Eguiluz (PP) se declaró sorprendido por el cambio de constructora «mientras siguen corriendo los plazos». «Si esto es así ahora, a ver qué pasa cuando empiecen a retirar las tierras contaminadas». Como opinión personal, «que no de partido», consideró «un error» el proyecto de la isla, concebido para capear mejor eventuales crecidas de la ría, tras los «fiascos» vividos sin que aún se haya metido una pala en el canal.

«Hay que reflexionar sobre las consecuencias que acarrea adjudicar obras cual casa de subastas» Amaia Arenal / UdalBerri

«Aunque sea normal que el licitador se eché atrás, es extraño que la segunda oferta sea más cara» Samir Lahdou / Goazen

Amaia Arenal (UdalBerri) denunció que el nuevo contratiempo revela que elegir «la oferta más ventajosa no significa siempre que vaya a ser la más viable y segura», mientras que Francisco Samir Lahdou (Goazen) consideró «un absoluto desastre» el proceso y exigió al Ayuntamiento «mayor transparencia y control» para atajar incidencias que causan «extrañeza y recelo».

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos