Octogenarios estafados en Bolueta: «Dijo que necesitaba medicinas para su niño, y nos robó»

Octogenarios estafados en Bolueta: «Dijo que necesitaba medicinas para su niño, y nos robó»

La ladrona llamó a la casa de sus víctimas, se coló rápidamente y se puso a llorar

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Faustino y su mujer tienen 84 años, «para 85», y un corazón inmenso. Justo lo que le falta a una mujer de mediana edad y «bien vestida» que se presentó en su domicilio «como si estuviera en su propia casa» y les engañó haciéndoles creer que necesitaba dinero de forma urgente para una cura para su niño enfermo. La pareja, que no tiene hijos -«lo intentamos pero no vinieron», dice Faustino con una chispa en la mirada-, estaba el pasado 3 de mayo, sobre las siete de la tarde, en casa, ubicada cerca de la Campa del Muerto, en Basarrate, cuando escucharon «unos timbrazos de miedo» en la puerta.

La mujer pensó que sería su hermana y corrió a abrir. Una desconocida «se coló rápidamente, fue a sentarse en la butaca y empezó a llorar». «No me conocen, pero yo a ustedes sí», les empezó a embaucar. Según les dijo, su hermana vivía en el piso de arriba, pero no estaba. «Nos empezó a contar dando mucha pena que su niñito necesitaba una medicación muy cara y que tenía que ir a la farmacia, pero que no tenía dinero en ese momento».

El bueno de Faustino le preguntó cuánto necesitaba. «¿300 euros?». «No, más», espetó mientras seguía en actitud doliente. Les aseguró que les devolvería el dinero en menos de una hora, en cuanto llegara su supuesta hermana a casa. El hombre le pidió el DNI y ella cogió lapiz y papel y le apuntó un número y su teléfono, por supuesto ambos falsos. Le recordó que había una farmacia cerca, pero la mujer afirmó que tenía que ir a Indautxu sin dar demasiadas explicaciones. El hombre sacó un sobre con unos ahorrillos de su pensión, 350 euros, y se la entregó con toda su buena voluntad creyendo que serviría para curar a un niño enfermo. La mujer salió corriendo y no volvió a verla.

350 euros es la cantidad de dinero que el matrimonio tenía en casa y que la estafadora se llevó después de prometerles que se los devolvería y dejarles un número de móvil y de DNI falsos

Al ver que pasaban las horas y no regresaba, Faustino llamó al número que le había dejado escrito, y le contestaron desde Gerona. «Ya me la ha armado esta tía», se percató. Lo que más le duele es «el disgusto que se ha llevado mi mujer». El hombre quiere hacer pública su historia «para que no le ocurra a otra persona». El pasado martes, 8 de mayo, acudió a la comisaría de la Policía Municipal de Bilbao en el Ayuntamiento a interponer una denuncia y allí le enseñaron fotografías de delincuentes fichadas para ver si reconocía a alguien. El policía que le recogió la denuncia le intentó tranquilizar y le dijo algo que a Faustino le hizo «mucha gracia»: «Esta gentuza es capaz de robarle las herraduras a un caballo que está galopando».

Temas

Bolueta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos