Las obras en Santo Domingo concluirán en diciembre

El alto de Santo Domingo se había convertido en una ratonera en horas punta./EL CORREO
El alto de Santo Domingo se había convertido en una ratonera en horas punta. / EL CORREO

I. E.

Santo Domingo dirá adiós antes de que finalice 2017 a más de cuatro años de obras. Así lo anunció ayer el director de Infraestructuras y Desarrollo Territorial de la Diputación, Jon Larrea, durante la presentación de las actuaciones previstas dentro del segundo bienio del Plan Bidesarea. Según explicó, en la actualidad se está ejecutando «el último de los proyectos» presentados para la zona, que se desarrolla en el área de las gasolineras, «y preveemos terminarlo en diciembre».

Los trabajos en uno de los puntos más conflictivos de la red viaria vizcaína terminarían, en principio, con esta intervención. No obstante, Larrea señaló que «habría que ver» si es necesario acometer «alguna actuación complementaria».

La reordenación de Santo Domingo ha revestido de una gran complejidad técnica. Se trataba de una ratonera habitual para los conductores en hora punta: una sola calzada de tres carriles, cuatro enlaces con otras vías en pocos metros, un trazado sinuoso, pendientes cercanas al 10% y un tráfico de más de 34.000 vehículos diarios, el 3,1% pesados. Además, tenía arcenes muy reducidos, accesos a fincas y edificaciones salpicadas por todo el trayecto, soportaba el paso de ‘bizkaibuses’ y autobuses escolares sin paradas delimitadas y carecía de itinerarios peatonales y pasos superiores e inferiores.

Para corregir estos problemas la Diputación ha tenido que acometer hasta siete actuaciones distintas. La última, en el tramo comprendido entre las gasolineras y el alto ha costado 1,5 millones.

Fotos

Vídeos