Los números

La gala de los MTV costará 3 millones

Los números
Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

Suele decirse que una imagen vale más que mil palabras, pero en realidad lo que tiende a dejarnos mudos en una discusión son los números. A ese respecto, les presento una cifra, tres millones de euros, que a buen seguro va a convertirse en un clásico inmediato en el debate político municipal y foral. Es lo que va a costarle a las instituciones vizcaínas la gala de los premios MTV. La cantidad no tiene que ver con gastos de organización, sino que es una especie de canon que se abona a cambio de que la cadena americana publicite durante un año la sede de sus próximos premios.

Piensen en reportajes, anuncios, promociones... Y en todos esos ídolos musicales juveniles diciendo «Bilbao» a medida que se acerquen los fastos y abran su corazón, hablando como suelen de proyectos, fans, conciertos y los problemillas últimos con la policía en aquel hotel de París, que tampoco tuvieron tanta importancia, si exceptuamos la parte del lanzallamas, el canguro boxeador y Liam Gallagher.

Se lo adelanto: «¿Cuánto vale una campaña de promoción semejante?» Es la pregunta retórica con la que el Ayuntamiento y la Diputación justificarán durante los próximos meses el desembolso millonario. Lo harán cada vez que sus respectivas oposiciones les acusen de tener dinero para lo espectacular y no para lo importante.

Eso sucederá todo el rato y provocará una avalancha imponente de datos: países, espectadores, canales, audiencias. A ese respecto, el alcance de la MTV es innegable. Y está claro que hoy cualquier ciudad tiene algo de marca que debe posicionarse en un mercado complicado. Lo que quizá no esté tan claro es hasta qué punto una ciudad debe de convertirse en algo así como un sistema de producción de sí misma.

También les adelanto que las instituciones responderán a estas dudas con unos estudios de impacto económico asombrosos. Estarán hechos con rigor, aunque en estos casos el problema no tiene que ver con el método sino con el mismo género. Los estudios de impacto económico tienen siempre algo entre lo ficticio, lo voluntarista y lo alucinado. Les pasa lo mismo a los currículums, las autobiografías y las entrevistas de las estrellas del pop cuando reconstruyen lo que ocurrió aquella noche en París, sobre todo una vez que regresó Liam Gallagher, conduciendo un bulldozer y disfrazado de Chewbacca.

Temas

Mtv, Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos