Prueban en Zumalakarregi un nuevo radar que 'caza' en ambos sentidos

El nuevo radar de tráfico en la avenida Zumalakarregi en Bilbao./BORJA AGUDO
El nuevo radar de tráfico en la avenida Zumalakarregi en Bilbao. / BORJA AGUDO

Comenzará a multar una vez que culmine esta fase de ensayo

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

La Policía Municipal de Bilbao está probando un radar de última generación que permite controlar los carriles de los dos sentidos de la circulación en la avenida Zumalakarregi, según ha confirmado una portavoz del Ayuntamiento. La «cabina normalizada exterior Urban», como se denomina al modelo, se encuentra aún en fase de pruebas para completar el calibrado y obtener una certificación, por lo que todavía no impone multas. Una vez que culmine esta fase de ensayo, comenzará a sancionar.

El aparato, ubicado en el tramo de bajada de Zumalakarregi en dirección hacia Galdakao, a la altura del polideportivo de Txurdinaga y la curva del antiguo parque móvil, viene a sustituir al más antiguo, instalado en una cabina de hormigón a pie de carretera, que tiene ya diez años de vida, indicaron las mismas fuentes. «Como la tecnología avanza y los anteriores tenían ya diez años se sacó hace unos meses a licitación», han explicado las mismas fuentes.

El viejo radar sigue aún activo, por lo que quien circule por este punto, limitado a 50 kilómetros por hora por tratarse de una travesía urbana, debería respetar la velocidad si no quiere recibir una notificación en su domicilio con una denuncia.

En el sentido de subida hacia Begoña también hay un radar de cabina, ubicado unos metros antes en plena curva tras la rotonda de Ibarsusi. En un primer momento, este aparato no va ser cambiado, indican fuentes municipales.

Asegura el Consistorio que la finalidad de estos radares es «la prevención, no recaudatoria». Desde que se instalaron, «el número de accidentes es prácticamente cero». La avenida Zumalakarregi, especialmente de bajada, estaba considerada como un punto negro, que en la actualidad, se ha corregido.

Más información

En agosto de 2004, un joven de 19 años murió y cuatro amigos adolescentes de entre 16 y 19 años resultaron heridos, dos de ellos de carácter grave, al colisionar el turismo en el que viajaban contra una farola en este punto. Tres chicos de Etxebarri y dos amigas belgas, que estaban visitando el País Vasco, regresaban a casa de madrugada cuando, probablemente por un «exceso de velocidad», el ‘Volkswagen Golf’ negro se salió de la calzada y fue a empotrarse en el poste. El siniestro mortal generó un fuerte impacto en la opinión pública. Años antes ya se había denunciado esta carretera como una de las más peligrosas de Bilbao al acumular 300 accidentes en 20 meses.

El Ayuntamiento bilbaíno decidió entonces colocar dos medidores de velocidad, que comenzaron a funcionar en 2007, para reducir la siniestralidad y desde entonces cayó el número de percances. Según los datos facilitados por el Consistorio, si en 2005 se contabilizaron 16 accidentes, en 2007, fueron solo dos. A partir de 2008 y hasta la actualidad, se registra entre uno y dos siniestros al año, excepción única de 2015, cuando hubo cinco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos