La nueva estación de Abando que acogerá el TAV costará 480 millones

Montaje por ordenador de la nueva estación de Abando. EC/
Montaje por ordenador de la nueva estación de Abando. EC

Contará con tres pisos subterráneos, un parking para 550 coches, 13 dársenas para Bizkaibus y conexión con el metro

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

La profunda remodelación que va a acometerse en la estación de Abando para adaptarla a la llegada del Tren de Alta Velocidad (TAV) requerirá una inversión de unos 480 millones de euros. El Gobierno central asumirá la mitad del montante y el resto lo aportarán el Ejecutivo vasco y el Ayuntamiento, aunque el reparto no está aún cuantificado. Tal y como ha adelantado EL CORREO en su edición de hoy, la nueva terminal -«una infraestructura para más de cien años», ha definido el alcalde Juan María Aburto-, tendrá tres plantas subrterráneas en las que habilitarán los servicios de Cercanías y el TAV, pero también 13 dársenas para Bizkaibus, un aparcamiento para vehículos con 550 plazas y la conexión con el metro. El vestíbulo de acceso a la nueva estación soterrada se situará justo delante de la vidriera. El actual edificio se mantendrá en pie por su valor industrial, aunque pasará a tener otros usos que determinará el Consistorio.

El proyecto de remodelación de Abando y su conexión con la ‘Y’ vasca ha sido presentado esta mañana en el Ayuntamiento de Bilbao por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, la consejera de Infraestructuras, Arantxa Tapia, y el alcalde Aburto. Se abre ahora un proceso burocrático de aproximadamente año y medio que debe culminar con la redacción del proyecto constructivo y su posterior licitación. Las obras de la terminal podrían arrancar en 2020 y estar finalizadas tres ejercicios después. Después tocará urbanizar los 90.000 metros cuadrados ques e van a liberar con el soterramiento, un proceso que podría prolongarse hasta 2030.

«Es la solución definitiva, y va a transformar la ciudad», se ha congratulado el ministro De la Serna durante una intervención en la que ha desgranado los principales detalles del proyecto que Fomento y el Gobierno vasco han consensuado durante el último año. Se mantiene la esencia del plan inicial y el reparto de espacios ferroviarios, pero se refuerza la interoperabilidad con otros transportes públicos.

Puestos a imaginar la nueva Abando, si el lector se sitúa frente a la vidriera que preside la zona de salidas de la actual terminal debe saber que en el futuro esa área se convertirá en un gigantesco hall de acceso a la estación. Justo debajo se situará el aparcamiento para vehículos y a la derecha, en el espacio que queda hasta Bailén y la ría, los andenes. En la planta ‘-1’ se ubicarán los servicios de Cercanías (8 vías), las dársenas de Bizkaibus y la conexión con Metro Bilbao. La ‘-2’, a unos 20 metros de profundidad, quedará en exclusiva para los servicios del TAV (8 vías, cuatro andenes) En medio de los dos pisos se ubicará una entreplanta de conexión que será utilizada como «zona de embarque».

Especial

Una vez definido el proyecto, las instituciones le han puesto hoy precio definitivo. La estimación rondaba los 350 millones, pero el precio final rondará los 480, coste que incluye la ejecución de la nueva terminal soterrada y toda su arquitectura. También se ha sabido hoy el reparto de la financiación, aunque queda por conocer qué parte de la operación se sufragará con las plusvalías que genere la urbanización de la cubierta. Los detalles se conocerán en apenas unos meses, pero se calcula que podrían construirse unas 1.200 viviendas generando un retorno de más de 100 millones. «No se va a hacer ninguna barbaridad urbanística», ha garantizado Aburto. «Es un día importante porque Bilbao por fin va a quedar unido», ha añadido la consejera Tapia recordando que la eliminación de la playa de vías de Abando acabará con la histórica brecha que separa el Casco Viejo del centro de Bilbao.

El túnel del Malmasin

Los representantes políticos también han confirmado hoy que el enlace de Bilbao con la ‘Y’ vasca se realizará a través de un túnel de 6,2 kilómetros que partirá de Abando por la calle Juan de Garay y se alargará hasta el Malmasin para conectar con el trazado del TAV a través del viaducto del Nervión construido en el límite entre Basauri, Arrigorriaga y Zaratamo. Este plan, que también fue desvelado por este periódico hace un año, tendrá un coste de unos 250 millones de euros que asumirá Fomento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos