La promesa de aburto a la 'amatxu' de begoña

El alcalde de Bilbao se compromete a trabajar «especialmente para quienes peor lo están pasando»

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto.
El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
LUIS GÓMEZ

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, pidió este martes a la 'Amatxu' de Bizkaia, a la salida de la Basílica de Begoña, que en la inminente Aste Nagusia «prime la alegría y la solidaridad y no haya agresiones de ningún tipo», y prometió seguir trabajando para mejorar la calidad de vida de los bilbaínos, «especialmente en favor de los que peor lo están pasando». De ahí que el principal de los tres deseos que rogó a la Virgen lo sintetizara en la necesidad de seguir proyectando una ciudad «más generosa» con el objetivo de ser «capaces de generar riqueza y empleo para poder repartirlo entre la gente».

El mandatario municipal recogió así el guante del obispo, Mario Iceta, quien en una homilía muy breve -apenas dos minutos- reclamó a los políticos que presidieron la comitiva municipal «respuestas humanas más contundentes y profundas» para solucionar la «falta de esperanza y trabajo» que tanto hace «sufrir a la ciudadanía que vive en peores condiciones. Es necesario un mundo más humano y justo y ayudar a los que sufren por la falta de empleo, las enfermedades y ancianidad», remarcó Iceta.

Acompañado por el portavoz del Gobierno vasco, Josu Ercoreka, el presidente de la Corporación bilbaína aprovechó la jornada para dar la bienvenida a la miles de personas que se acercaron a la Basílica de Begoña «desde todos los rincones de Bizkaia. Es una mezcla de devoción, tradición y emoción. Todas esas situaciones se mezclan según los sentimientos de cada uno», abundó Aburto. Pero, pese a la inminente proximidad de la Aste Nagusia, el alcalde, que se volvió a marcar con estilo y sacrificio un aurresku junto a un retoño del Árbol de Gernika, remarcó su compromiso social por encima de los actos festivos: «Trabajamos por esta magnífica ciudad para que sea más atractiva y abierta cada día. Pero en un día como este hay que tener un recuerdo especial para aquellas personas que peor lo están pasando».

Sin pasar por alto unas fiestas para las que deseó que estén marcadas también «por el respeto», el alcalde agradeció la salva de aplausos con la que cientos de personas reconocieron el baile de honor brindado a la 'Amatxu' de Begoña en un acto al que toda la oposición, salvo el PP, volvió a hacer mutis por el foro con su inasistencia.

Fotos

Vídeos