600 niños y jóvenes vizcaínos escriben relatos contra el acoso escolar

Un grupo, encabezado por Aburto, protesta contra el bullying./Jordi Alemany
Un grupo, encabezado por Aburto, protesta contra el bullying. / Jordi Alemany

La iniciativa ha sido promovida por la fundación Fair Saturday, en colaboración con el Ayuntamiento de Bilbao

MARÍA JOSÉ CARRERO

«Érase una vez un grupo de niños que andaban jugando. Un día, los niños empezaron a insultar y pegar a uno de ellos porque le ocurrían ideas que pensaban que eran para más pequeños… y se empezó a poner triste. Una niña de otra clar le fue a consolar»… Así arranca el cuento de Eider Aburto Ron, de 8 años y alumna de la ikastola Lauaxeta, sobre el acoso escolar. Eider es una de los 600 niños, adolescentes y jóvenes vizcaínos que han participado en 'Cuentos contra el bullying', una iniciativa que ha nacido de la mano de la fundación Fair Saturday, en colaboración con el Ayuntamiento de Bilbao y Seguros Bilbao, para luchar contra el acoso escolar. La entrega de premios, que los ganadores destinan a ONGs, ha tenido lugar esta mañana en el que ha participado el alcalde, Juan María Aburto.

«Había una vez una niña llamada Ane con unas gafas muy grandes y estaba todo el tiempo persiguiendo sus gafas porque Mónica, Paula e Irati se las cogían…» ¿Será verdad esto que cuenta June Ausín Suninos, también de 8 años y alumna de Begoñazpi? Puede estar basado en una historia real o no, pero sin duda se ajusta bastante a un comportamiento muy habitual en los casos de hostigamiento a escolares: las bromas pesadas a quien es diferente y que, si se prolongan en el tiempo, pueden marcar la vida de un niño, de un adolescente, para siempre e, incluso, desencadenar situaciones tan trágicas como el suicidio.

«El bullying es la fuerza bruta en su máxima expresión, atenta contra personas a las que se somete a todo tipo de humillaciones físicas y psíquicas y sus secuelas se extienden con frecuencia hasta la edad adulta», ha señalado el alcalde, quien ha propuesto extender el lema 'No es no’ contra las agresiones sexuales a la lucha contra el bullying. «No podemos consentirlo más. Tenemos que ponernos siempre del lado de las personas que se sienten víctimas de este tipo de salvajadas. Porque cuando alguien sufre ya no es una broma», ha afirmado. «Hay que incorporar la sensibilidad contra el acoso escolar» a la vida diaria para «mejorar como sociedad y como personas», al igual que se ha hecho con «la perspectiva de género o el respeto a la diversidad cultural o al medioambiente», ha añadido Juan María Aburto.

El certamen de cuentos, además promover la creatividad, tiene un objetivo muy claro: que los más jóvenes reflexionen sobre un tema social. En esta primera edición, se ha decantado por el acoso escolar, «un repugnante mal de nuestra sociedad que nos golpea donde más nos duele, nuestros niños y niñas, y que debemos eliminar de raíz», ha proclamado Saioa Eibar, cofundadora de Fair Saturday, una entidad cuyo objetivo es tratar de mejorar la sociedad a través de iniciativas culturales.

La entrega de premios ha concluido con el escalofriante testimonio de Iñaki Zubizarreta, exjugador de baloncesto de la liga ACB que fue víctima del hostigamiento solo por el hecho de ser mucho más alto que el resto de niños de su clase. El deportista es el delegado en el País Vasco de la organización NACE ('No al acoso escolar') y participa activamente en cuantas campaña se realizan contra esta lacra para que otros niños «no estén a punto tirarse por el precipio como me ocurrió a mí», ha dicho en referencia al sufrimiento que le llevó a pensar en el suicidio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos