El Niño Jesús ahora se llama ‘Peru’ en los villancicos escolares

El Niño Jesús ahora se llama ‘Peru’ en los villancicos escolares
IÑAKI CERRAJERÍA

Cada vez más colegios públicos vizcaínos celebran fiestas laicas en Navidad, donde se eliminan de las canciones hasta los términos religiosos

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

La apuesta de la escuela pública vasca por sacar la religión de las aulas, junto con la integración cada vez mayor de niños de otras confesiones, ha dibujado un nuevo escenario en las celebraciones navideñas. La consigna que se ha extendido es que «la Navidad se trate en las aulas sin tocar el tema religioso, solo como un hecho cultural», y con el Olentzero como protagonista, según explica la agrupación vasca de familias, Ehige. Hay centros en los que no se cantan villancicos -por sus referencias al nacimiento de Jesucristo- o directamente se ha suprimido la fiesta de Navidad. Algunos colegios del territorio han optado por cambiar las letras de las canciones tradicionales para secularizarlas -donde dice Jesús ponen un ‘Peru’- o por retocar la canción del Olentzero para convertirla en un himno al solsticio de invierno.

Una de estas iniciativas ha tenido lugar en el colegio Ingeniero Orbegozo del barrio bilbaíno de Iturrigorri. A ese centro acuden estudiantes de la escuela de Magisterio de Leioa para hacer prácticas en la clase de música. Una de sus tareas consiste en preparar con los escolares los villancicos que cantarán en la actuación de Navidad, previa a las vacaciones. Los docentes del colegio encargados de esta actividad les pidieron que sustituyeran las referencias religiosas de la letra.

Versión laica. ‘Gabon Gabaren’ que ensayan escolares de un colegio de Bilbao para la actuación.
Versión laica. ‘Gabon Gabaren’ que ensayan escolares de un colegio de Bilbao para la actuación.

El villancico del que hicieron una versión laica fue el ‘Gabon Gabaren’. Donde decía ‘Jesus jaio da Belenen’ (Jesús nació en Belén), se sustituyó por ‘Peru jaio da hementxe’ (Peru nació aquí)... También modificaron otra frase para seguir con el hilo argumental: ‘los pastores fueron en busca de Peru’ (artzainak joan ziraden Peruren bila). Este centro tiene un alto porcentaje de inmigrantes y alumnos de otras confesiones, entre ellos musulmanes. Las adaptaciones se solicitaron para respetar la diversidad religiosa que hay en las aulas, según explicaron. El Obispado de Bilbao considera que es una actividad «propia de cada centro» y de la clase de música, no de Religión, aunque no apoya que en las actuaciones en las escuelas públicas se utilicen villancicos en los que se suprimen los términos relegiosos. «Los villancicos navideños se han interpretado durante siglos en los oficios religiosos y reuniones familiares, y suponen una fuente de riqueza y testimonio de fe», aseguran fuentes del Obispado.

Noticias relacionadas

Celebrar el solsticio

En el Luis Briñas de Santutxu hace años que no suenan los villancicos tradicionales. Se canta la canción del Olentzero y en versión laica. «Tenemos muy claro que la religión debe estar fuera de la escuela pública», destacan desde la dirección del centro. Si la letra tradicional del Olentzero dice Jesus jaio dela... (ha nacido), los alumnos de Santutxu cantan: Negua heldu dela... (el invierno ha llegado).

«Nos centramos en la celebración del solsticio de invierno», añaden los responsables del Luis Briñas, que recuerdan que en la escuela hay niños musulmanes, protestantes y de confesión evangélica. Comentan que «en Euskadi la tradición religiosa está muy arraigada», por lo que es «muy difícil» encontrar canciones navideñas ajustadas a esta corriente laica. Utilizan cada vez más los ‘negu kantak’, las canciones de esta época en euskera sin términos religiosos que comercializan ya las editoriales. «Incurrimos en contradicciones, tenemos que reconocerlo, porque sí celebramos Santa Agueda», admiten.

Una corriente laica que llega a Noruega

El territorio vizcaíno no es una excepción en este proceso de secularización de las fiestas navideñas. Gipuzkoa va por delante. «No se celebra la Navidad como tal, sino el día previo a Santo Tomas, los alumnos vienen vestidos de caseros, hacen talo con chorizo como en la fiesta del pueblo, bailan las ‘txerri dantzak’, cantan los ‘negu kantak’ y las canciones del Olentzero o ‘Ator, Ator’», cuentan en la escuela de Mondragon. En un colegio público de Avilés se suprimieron hace tres años los villancicos por «ser cristianos». Y también hay experiencias similares en Europa. Algunos centros de Noruega piden a sus alumnos que «tarareen» las canciones navideñas en lugar de recitar las letras para «no ofender a los compañeros musulmanes»

Los alumnos del colegio Gabriel Aresti de Bilbao cantan el Olentzero y otros villancicos en euskera con sus letras originales, pero «desde la tradición cultural vasca, no como un hecho religioso», aclara la dirección. Y se da libertad de elección a la comunidad escolar. Hay profesores -algunos con sus alumnos que no dan Religión- que deciden no participar en estas celebraciones navideñas por su defensa de un sistema público laico.

La asociación de familias Ehige apoya tanto el giro que se ha dado a estas fiestas en las aulas como las actividades que organizan algunos colegios para fomentar el respeto a la diversidad de confesiones. «Hay escuelas como la de Miribilla que incluyen en el programa navideño una muestra de las celebraciones que se hacen en religiones diferentes a la católica», cuenta su coordinadora, Lurdes Imaz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos