Zaratamo reclama a Euskotren que construya una estación en Arkotxa

Un tren circula junto al esqueleto de la empresa Outokumpu. / E. C.

El Consistorio inicia la modificación del plan urbanístico para dar cabida al apeadero en las inmediaciones de la antigua Outokumpu

LEIRE PÉREZ ZARATAMO.

«El tren tiene una deuda histórica con el barrio de Arkotxa. Llevamos décadas viendo cómo el ferrocarril pasa pero no para. Su puesta en marcha en los ochenta fue polémica, hubo manifestaciones, e interfirió en el crecimiento del barrio al dividirlo las vías en dos y hasta ha generado víctimas mortales». Así de tajante se muestra el alcalde de Zaratamo, el independiente Jon Ajuria, para defender la construcción de una estación de Euskotren en la parte baja del municipio.

Todavía es una quimera, pero el Ayuntamiento ha comenzado a dar los primeros pasos para que en un futuro «no muy lejano» pueda ser una realidad. El pleno de la institución local ha aprobado iniciar la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana, un trámite que será «largo», según anuncia el primer edil, y que cambiará las normas aprobadas definitivamente el año pasado.

En el documento se recalificará un solar próximo a la fábrica Outokumpu y al paso a nivel eliminado la semana pasada, cuando se inauguró la pasarela peatonal que permite sobrevolar las vías. «En una reunión decidimos proponer la construcción de la estación, preguntamos si era posible, y nos dijeron que sí se podría construir, aunque no nos han asegurado que lo vayan a hacer, y han elaborado un croquis». «Nosotros por nuestra parte dejamos todo hecho para que así pueda ser. Ahora ellos tendrán que decidir» explica el primer edil.

La infraestructura es una perita en dulce para los residentes en el barrio, que podrían adentrarse en pocos minutos en la red de metro de mano de la Línea 3 en Etxebarri. Además, el mandatario ve en la creación de una futura estación una forma de que la zona degradada con la marcha en 2009 de Outokumpu vuelva a «revivir». «Mejoraría la movilidad del barrio y permitiría regenerar la zona e incentivar la puesta en marcha de nuevas empresas y puestos de trabajos», apunta Ajuria.

Visto bueno foral

La modificación del planeamiento tardará más de un año en aprobarse porque al tratarse de un municipio de menos de 7.000 habitantes debe ser ratificada por el Departamento de Ordenación del Territorio de la Diputación. Dada la complicación orográfica del barrio y la necesidad imperiosa de revitalizar la zona, en un primer momento se decidió no tocar esta área en el PGOU y que fuese un plan especial el que detallase qué se debía hacer. Sin embargo, según argumenta Ajuria, fue «imposible» aprobar la inclusión de la estación en un documento de este tipo. Dada su importancia y que se trata de «sistemas generales» se tuvo que volver a reformar el planeamiento urbanístico de todo el municipio, aunque el proceso sea más largo y tedioso.

Fotos

Vídeos