Los voluntarios de Galdakao dejan Grecia tras quince meses de ayuda al refugiado

Los galdakaotarras transportaron miles de toneladas de ayuda. / E. C.

La organización que coordina Álvaro Saiz abandona el país heleno porque ya no es necesaria su asistencia logística urgente

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

Las necesidades de ayuda urgente por parte de los refugiados y migrantes han disminuido considerablemente gracias al trabajo de las diferentes ONGs desplazadas, las instituciones griegas y al soporte que proporcionan las autoridades helenas a estas personas, por lo que ya no es necesaria la ayuda que presta Galdakaoko Boluntarioen Gizarte Elkartea (GBGE). «Tras quince meses ininterrumpidos en Grecia, consideramos que ha llegado el momento de volver a casa», dicen desde la asociación galdakaotarra. «En unos días volveremos y nuestra tarea allí se centra ahora en organizar los materiales, así como a buscar financiación para el regreso», explica Álvaro Saiz, coordinador general de la institución solidaria. Por eso, también hace un llamamiento a todas aquellas personas que quieran colaborar a través de su página de crowfunding o en su número de cuenta de Kutxabank.

«Damos por finalizadoel proyecto de ayuda humanitaria al no ser necesaria nuestra ayuda logística urgente y, por tanto, nuestra presencia en el lugar», detalla Saiz. GBGE desarrolla diferentes tareas de ayuda humanitaria, cooperación al desarrollo y también colabora con colectivos desfavorecidos de ámbito nacional e internacional desde 2013. En Grecia, concretamente, han desarrollado este proyecto de ayuda humanitaria que se ha centrado en la logística desde abril de 2016, comenzando en el campamento de Idomeni y pasando después por Polikastro, Axiopolis, Petra y Thessaloniki.

«Hemos colaborado en diferentes actividades y hemos hecho alianzas con otras organizaciones que nos han llevado a transportar miles de toneladas de ayuda de un lugar a otro», explica el que fuera txupinero de las fiestas patronales de la localidad el año pasado. Asimismo, han trasladado a los refugiados desde los campos a nuevos hogares y a otros hasta los aeropuertos. «Les hemos visto llegar y les hemos visto marcharse, celebrando junto a los que han encontrado un nuevo hogar y soñando que algún día puedan volver al que dejaron atrás».

La asociación conseguía a principios de año reunir 9.000 euros por parte de particulares y diferentes entidades y asociaciones para adquirir una nueva furgoneta tras el accidente que sufrió la que utilizaban cuando se dirigían a ayudar en los campamentos. Entonces, quisieron dar las gracias por lo rápido que recibieron la ayuda.

Fotos

Vídeos