«El que viene con un coche nuevo sabe que en pocos días lo tendrá con los espejos rotos»

La estrechez del vial obliga a los conductores a circular con mucha precaución.
La estrechez del vial obliga a los conductores a circular con mucha precaución. / L. P.

Vecinos de la calle Beltrán Heredia de Basauri piden que se reordene el vial porque su estrechez complica la circulación

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Circular en coche por la calle Beltrán Heredia de Basauri, en el centro de la localidad, exige cierta destreza para completar los poco más de cuatrocientos metros que la conforman sin rayar el coche. Apenas una decena de plazas de aparcamiento están habilitadas a cada lado, muy utilizadas por los residentes. Pese a que han aprendido a convivir con su calle, solicitan al Ayuntamiento que busque una alternativa para poner fin a los problemas que causa la estrechez de la vía. «Que los técnicos hagan cálculos. Quitar una fila de coches sería una opción, aunque a todos no les gustará. Pero aquí el que viene con un coche nuevo ya se puede olvidar de él, sabe que en pocos días lo tiene con los espejos rotos y lleno de arañazos», comenta José Muñoz, uno de los residentes. «El primer día que aparqué en esta calle me encontré con el paragolpes roto. Creo que fue un camioncillo, pero, como no sabes quién ha sido con certeza, no queda otra que aguantarse», lamenta.

Este vecino detalla que «los camiones de basura pequeños ya no entran, y tampoco pueden aparcar furgonetas de transportistas. Si te traen un electrodoméstico o un mueble, tienen que aparcar en otras calles». Si consiguen estacionar, prosigue, «o se quedan en la calzada o las suben a la acera y no podemos andar».

Servicios de emergencia

La escasa anchura de la vía también afecta a los servicios de emergencia. «A una mujer se le quemó la cazuela hace unos meses y los Bomberos tuvieron que echar la manguera desde la esquina», asegura. Jesús Aretxabala trabaja en la oficina de Correos y deja el coche prácticamente a diario en ese vial. «Es muy estrecho, por eso hay que estar un rato para aparcar y doblar los espejos», desgrana antes de añadir que «un compañero de trabajo que vive aquí tiene el coche lleno de golpes, siempre se está quejando».

Para Mariano Fernández «quizá se tenía que prohibir el paso a las furgonetas». «La solución está complicada, habría que quitar aparcamiento, ¿pero dónde lo pones? En Basauri es necesario», reflexiona. Basauri Bai pide al Ejecutivo local «una solución, porque no hay accesibilidad para los servicios de emergencia». «La comunidad de propietarios de los números 2 al 14 solicitó que se eliminase uno de los carriles de aparcar y los técnicos realizaron un proyecto, pero el Ejecutivo lo rechazó, aunque nosotros propusimos su incorporación en los presupuestos de este año», afirman.

Responsables municipales sin embargo aseguran que no han recibido «ninguna queja ni de la comunidad de vecinos ni de ningún bloque de viviendas», aunque se muestran abiertos a «estudiar la actuación» en el que caso de que los residentes presenten una petición, si bien recuerdan que «implicaría retirar aparcamientos».

Fotos

Vídeos