«Como otras muchas víctimas de abusos, mi inconsciente lo trató de ocultar»

Álvarez-Stehle ofrecerá el coloquio el sábado. / JESÚS ANDRADE

La periodista Chelo Álvarez-Stehle acerca a Zaratamo el documental 'Arenas del silencio', sobre las víctimas de agresiones sexuales

LEIRE PÉREZ ZARATAMO.

La próxima cita con el mundo del cine en Zaratamo no dejará indiferentes a los asistentes. La periodista riojana Chelo Álvarez-Stehle presentará el sábado en la casa de cultura de Elexalde la película 'Sand of silence' (arenas del silencio), un trabajo en el que estuvo inmersa ocho años y que, a pesar de haber sido presentado en 2016 en el Festival de Málaga, donde recibió el primer premio en Afirmando los Derechos de la Mujer, sigue estando de plena actualidad.

La autora, de hecho, está participando en una gira por municipios españoles y esta semana llevará el documental además de al pequeño pueblo vizcaíno a las localidades guipuzcoanas de San Sebastián y Zarautz. El film pretende romper el silencio que envuelve a las víctimas de agresiones sexuales. Especializada en temas relacionados con la violencia hacia la mujer, hace más de veinte años se fue a trabajar a Japón -lleva dos décadas en Estados Unidos- y comenzó a denunciar la trata de blancas. «Siempre ha sido un tema que me ha preocupado e incluso me llegó a obsesionar a la hora de buscar casos y denunciarlos», explica.

Y así llegó un día en el que decidió indagar en su pasado.Y así llegó un día en el que decidió indagar en su pasado. «Hice una introspección para saber el por qué de mi inquietud, fui a terapia y descubrí que yo y algunos otros miembros de mi familia también habíamos sufrido agresiones de pequeños a manos de gente de fuera de mi familia», comenta. «Como otras muchas víctimas, mi inconsciente lo trató de ocultar», asegura.

Ese viaje al interior le sirvió para dar un nuevo enfoque a sus trabajos. Realizó una película para contar la historia de mujeres que habían sufrido la violencia, pero también la suya propia. «Me di cuenta de que ,a pesar de que eran muy distintas nuestras vidas y nuestras familias, en todos los casos se instalaba una cultura de silencio contra la que hay que luchar», defiende.

El trabajo remueve las entrañas más profundas. «Invitamos a psicólogos a estar presentes», comenta, porque las historias son impactantes, entre ellas la de una mujer mexicana a la que obligaron a prostituirse con su bebé.

Proyección en cárceles

La cinta arranca en una playa de Zarautz, donde cuando era pequeña su hermana sufrió una agresión sexual por parte de un extraño. «Estará también en la presentación», anuncia. Y es que la proyección busca «sensibilizar y ayudar a otras víctimas. Está siendo una experiencia muy bonita». El año pasado llevó el documental a dos cárceles de Barcelona y en una de las ocasiones se mostró a un grupo de violadores y pederastas que estaban asistiendo a terapia. «Fue sorprende, lloraron. Me di cuenta de que hay que escucharlos y saber por qué actuaron así», considera.

Y en este sentido llama a extremar la precaución con los adolescentes, especialmente en la sociedad actual. «Están aprendiendo relaciones sexuales a través de la pornografía y de la tecnología digital, y eso les puede llevar a comportarse el día de mañana como explotadores sexuales», alerta.

Fotos

Vídeos