LAS CLAVES

Los vecinos votarán el plan urbanístico de Basauri en once colegios electorales

La cita se celebrará el 17 de diciembre y los residentes contestarán si están o no de acuerdo con el proyecto de regeneración

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Los colegios en los que habitualmente los vecinos de Basauri ejercen su derecho al voto en elecciones municipales, pero también en comicios autonómicos, estatales y europeos, abrirán sus puertas el próximo 17 de diciembre para que los residentes puedan decidir el futuro urbanístico de su localidad. En total, once edificios permitirán a los vecinos decir si están de acuerdo o no con el futuro proyecto de regeneración urbana, que afectará a los barrios de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe.

Dependiendo del centro, éste albergará una o dos urnas. Así, en el CIPEB, Sofía Taramona, Torre de Ariz, Basozelai, la Casa de Cultura y el Euskaltegi se instalará una caja mientras que en Pozokoetxe, Escuela de Música, San José, Kalero y Bizkotxalde los residentes dispondrán de dos.

Al tener que abrirse tanto los centros educativos como los equipamientos culturales, será necesario que 32 personas voluntarias - 32 más se mantendrán como suplentes- controlen el flujo de entradas y salidas de personas y les resuelvan las dudas que pudieran surgir. El Ayuntamiento cuenta con una lista de supervisores que se inscribieron el pasado mes de septiembre, cuando el Ejecutivo local pensó en un primer momento convocar el referéndum coincidiendo con la celebración de las elecciones autonómicas. Quienes participen, al igual que sucede con el personal que tiene que trabajar en las mesas electorales, recibirán una pequeña gratificación.

La consulta tendrá lugar en los equipamientos culturales y educativos que se usan en elecciones El proceso requerirá de 32 voluntarios y de otros tantos suplentes, que recibirán una gratificación

Lanbide

«En primer lugar se contará con aquellos que mostraron su disposición a participar en el proceso que quedó suspendido», explicaron portavoces municipales. Y en el caso de que hubiera vacantes, se recurrirá a la lista de espera. «El Ayuntamiento pretende así reconocer el interés demostrado por las personas que se ofrecieron a participar como voluntarias en el proceso anterior suspendido por la impugnación de la Abogacía del Estado», añadieron.

En caso de que siguiesen faltando personas se pondría en marcha un nuevo proceso de inscripción y el sorteo se efectuaría el próximo 15 de noviembre a las 12 del mediodía en el salón de plenos del Ayuntamiento. Y como último recurso se acudiría a Lanbide para contratar al personal necesario. El Ejecutivo local no quiere dejar ni un cabo suelto de cara a una de las citas más importantes para el municipio. Es la primera vez que sus vecinos van a poder opinar y votar sobre una actuación local. Y ha sido necesario poner en marcha el engranaje hasta en dos ocasiones al considerar en un primer momento la Abogacía del Estado que el proceso que iniciaba el Ayuntamiento y que se amparaba para ello en la ley vasca municipa, invadía sus competencias. El pasado 14 de julio el Consejo de Ministros del Gobierno de Rajoy dio el visto bueno a una segunda solicitud, que en ese caso sí que pedía permiso a Madrid para la celebración de la consulta.

El Ejecutivo local además realizará a la vuelta del verano una campaña institucional «meramente informativa» sobre el proyecto a fin de «facilitar la máxima difusión de la consulta». Se enviarán trípticos a domicilios, como ya se hiciera de cara a la primera votación, aunque también se valora la colocación de paneles informativos. El mínimo de participación para que los resultados se consideren válidos será de un 20%. Además, deberá existir una diferencia entre los simpatizantes y detractores de al menos un 5%. El plan de regeneración costará unos 20 millones, se construirán 277 viviendas y se ganarán más de 20.000 metros cuadrados de espacios verdes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos