Los vecinos del barrio basauritarra de El Kalero se blindan contra el ruido

El tren y el tráfico son los principales problemas acústicos.
El tren y el tráfico son los principales problemas acústicos. / E. C.

Una encuesta municipal revela que los residentes en esta zona toman el doble de medidas que otras personas del municipio para mitigar la contaminación acústica

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El Kalero es el barrio más ruidoso de Basauri. Así por lo menos lo consideran sus vecinos, en cuya percepción mucho tiene que ver el hecho de que el tren bordee la zona alta del municipio y que uno de los viales más usados para entrar y salir de la localidad divida Kareaga en dos. El 36% de los residentes, de hecho, se muestra «insatisfecho» con el ambiente sonoro, según recoge el estudio psicosocial del impacto acústico que ha elaborado la empresa Tecnalia a instancias del Ayuntamiento para conocer el sentir de los vecinos después de que la institución local desarrollase hace unos meses un mapa del ruido para detectar los puntos negros.

Los resultados de las encuestas -413 en Basauri, 66 de ellas en El Kalero- revelan que el ruido impide hablar de forma tranquila y sosegada. «Facilita poco la conversación», comentan en ese sentido desde la asociación vecinal. Una circunstancia que también afecta al interior de las viviendas. Más del 35% de los participantes en el estudio aseguran que están «molestos» a la hora de poder llevar a cabo tareas que requieren atención, como «lectura, estudio, ver la televisión y, por supuesto, conciliar el sueño».

Además, los habitantes de este barrio han blindado sus hogares, o por lo menos lo han intentado. Cerca del 40% de los encuestados, casi el doble que en el resto de la localidad, afirman disponer de doble acristalamiento en las ventanas. Y el 20%, ocho puntos por debajo respecto a otros barrios de Basauri, no hacen nada para reducir la afección. Asimismo, buena parte de los participantes en el análisis tienen la sensación de que no resulta «eficaz» acudir al Ayuntamiento para protegerse del ruido en las viviendas. «Consideramos que es muy revelador y que pone en evidencia la necesidad de llevar a cabo campañas de concienciación desde la Administración local acerca de la contaminación acústica», señalan desde el colectivo vecinal.

Impacto en la salud

En este sentido, quieren recordar que el ruido es «contaminante y que tiene un impacto negativo sobre la salud». «La exposición continuada, fundamentalmente la generada por las infraestructuras ferroviarias y el tráfico rodado, resulta perjudicial y supone una merma en la calidad de vida de los que la padecen», denuncian.

Y esa percepción de que soportan más sonidos de los que deberían no va desencaminada. Otro estudio elaborado por Tecnalia, también a instancias del Ayuntamiento, detectó que los residentes en bloques situados a más de 32 metros de distancia del trazado del tren conviven con valores por encima de los 55 decibelios -límite recomendado-, unas cifras que incluso por el día se disparan hasta los 80 decibelios y que lógicamente son más elevadas cuanto más cerca se encuentran de las vías. Precisamente esos resultados impidieron que el Ejecutivo pudiera aprobar en un primer momento un plan de acción contra el ruido -que al final salió adelante en el pleno de la semana pasada- al negarse la oposición en bloque y solicitar, como había hecho la asociación de vecinos, un segundo estudio más pormenorizado.

Fotos

Vídeos