Ugao muestra a los jóvenes «los valores de la gente mayor» con una exposición

Presentación ayer de la exposición en el Palacio Jane./A. A.
Presentación ayer de la exposición en el Palacio Jane. / A. A.

Seis paneles, uno de ellos protagonizado por la pastora local Simona Zuluaga, dan cuenta de la «dureza» de los trabajos de antes

ASIER ANDUEZAUGAO-MIRABALLES

La imagen de la pastora ugaotarra Simona Zuluaga Larrinaga, de 88 años, con un cordero entre sus brazos representa a las «mujeres de la tierra» que durante siglos han trabajado en el campo, participando de la economía familiar. Es una de las seis protagonistas de la exposición ‘Historias que cuentan-Izan garelako oraindik ere bagara’, cuya inauguración acogió ayer el Palacio Jane de la villa. En la muestra se destaca el papel de las personas mayores en la transmisión de valores y conocimientos a la sociedad actual, especialmente a los jóvenes. Los primeros visitantes, de hecho, fueron los alumnos de primero y segundo de Secundaria del instituto local.

«Es importante transmitir los valores de la gente mayor y el conocimiento de los oficios que tenían, que, en muchos casos, son oficios que se están perdiendo. Muchos jóvenes de entonces, cuando eran niños, tenían que ayudar en las tareas domésticas e incluso trabajar fuera de casa en condiciones duras», explicó durante el acto el alcalde, Ekaitz Mentxaka. Junto a los escolares, también estuvo Gregori, vecina del barrio de Santa Cruz de Zeberio y que, a sus 82 años, acude con su marido al centro de día de Ugao. «Vivimos entonces tiempos difíciles, Yo estuve en Inglaterra con una familia judía y en San Sebastián trabajando», recordó.

Merienda popular

La exposición, bilingüe, se compone de siete paneles, uno de ellos solo informativo, con fotografías de media docena de personas mayores que cuentan sus historias de vida. Otro de los protagonistas es Félix Muñoz Martín, de 98 años y cuya instantánea refleja, en la estación de Abando, el lugar al que llegó buscando una vida mejor tras vender un cerdo. Un ejemplo de la corriente migratoria que recibió el Gran Bilbao a mediados del siglo pasado. En otro panel, por ejemplo, puede verse una foto antigua de las escuelas para hijos de los trabajadores de Altos Hornos, en la que aparecen Julen, que entonces tenía 5 años, y su profesora Maruja, de 74.

También las mujeres de la mar, el deporte rural vasco y la dureza de la minería tienen cabida en la muestra, que llega a Ugao de la mano del centro de día, gestionado por el Grupo IMQ, y el Ayuntamiento. A la tarde, además, se celebró en la plaza una merienda popular en la que se sirvieron talos con chorizo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos