El suelo de la cárcel de Basauri pasará a ser industrial en la nueva ordenación urbanística

Esa calificación, que no conllevará el cierre del centro, está recogida en el avance del PGOU aprobado ayer por el pleno del Ayuntamiento

LEIRE PÉREZBASAURI

Comienza la cuenta atrás. El Ayuntamiento de Basauri sacó adelante ayer únicamente con el apoyo del PNV y la abstención de EH Bildu –el resto de partidos políticos votaron en contra– el avance de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Este trámite significa en palabras llanas el comienzo de la andadura del futuro Basauri después de 16 años con el mismo planeamiento urbanístico. Y los responsables municipales tienen claro qué les gustaría desechar de sus calles. Después de que hace dos años y medio el Ejecutivo local, en manos del jeltzale Andoni Busquet, reabriese el debate sobre la presencia de la cárcel y los cuarteles, ayer se aprobó, a través del avance del citado documento, el inicio de la recalificación del terreno para convertirlo en «industrial».

Una decisión que permitiría a futuro desarrollar la zona, pero que de primeras tiene un encaje complicado al chocar con los intereses del Gobierno central, que no contempla de momento su desaparición. Precisamente, la decisión enzarzó al PNV y al PP. «Se permiten el lujo de ocupar una parte importantísima del pueblo y los cuarteles están en desuso. Esté o no de acuerdo con la presencia de la Policía, deben dejar el suelo para generar actividad industrial. Y, si quieren, que luego pongan su bandera. Si fuera por nosotros, quitábamos la cárcel en tres días y medio, pero sabemos que tardará más. Estamos decidiendo cómo nos gustaría que fuese nuestro pueblo», contestó el regidor al representante del PP, Gabriel Rodrigo. El concejal popular censuró la decisión por «restar credibilidad al plan». «No pueden decidir sobre unos terrenos supramunicipales. No es un tema de banderas, sino de competencias. Es como si la Diputación ahora va y dice que quiere poner unas huertas en la A-8. No es serio», criticó el concejal.

Apoyo a la regeneración

El futuro de la prisión no fue, sin embargo, el único punto de desencuentro entre el Ejecutivo local y la oposición, a pesar de haber anunciado en reiteradas ocasiones que se buscaría «el consenso». Únicamente EH Bildu evitó rechazar los criterios que rigen este plan, que pretende buscar un «modelo de pueblo sostenible que prime el crecimiento equilibrado», recordó el primer edil en su exposición. Y es que de las tres opciones ofrecidas por el equipo redactor han elegido la alternativa de menor densidad de vivienda, la que apuesta por un desarrollo sostenido.

Así, el plan contempla la ejecución de en torno a 1.400 viviendas y apuesta por la regeneración y rehabilitación del parque de pisos. Entre los terrenos en los que se podrá construir estarían Laminados Velasco. La parcela se convierte en una superficie de suelos mixtos –para que pueda haber actividad industrial– y acogerá 300 viviendas en la zona más próxima a Pozokoetxe. Por otro lado, se han desclasificado sectores que en 16 años no se han desarrollado por su complicada orografía, como Goiri o Pagobieta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos