Andoni Busquet: «Para soterrar el tren en Basauri serían necesarios cien millones de euros»

Busquet, junto a los bloques que se pretende derribar en el marco del plan de regeneración./YVONNE FERNÁNDEZ
Busquet, junto a los bloques que se pretende derribar en el marco del plan de regeneración. / YVONNE FERNÁNDEZ

Busquet anima a ratificar un plan de regeneración que, «dentro de una inversión conservadora, es ambicioso; ganamos espacios verdes, accesibilidad y vivienda»Andoni Busquet Alcalde de Basauri

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El domingo Basauri hará historia. El Ayuntamiento abrirá los colegios electorales para preguntar a sus vecinos si quieren desarrollar un plan urbanístico valorado en 25 millones de euros que regenerará el centro. Desde la trinchera, uno de los puntos que más cambiará, el alcalde, Andoni Busquet, sueña con la transformación del municipio y anima a los ciudadanos a votar y ratificar el plan especial de regeneración urbana de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe, que generará 15.000 metros cuadrados de zonas verdes, 277 viviendas y una nueva estación de tren más accesible.

- ¿Por qué votar a favor del proyecto de regeneración?

- Sin duda mejora sustancialmente la calidad de vida tanto de los barrios y de los vecinos del entorno como de todo Basauri porque, cuando se generan zonas verdes, de esparcimiento, y se mejora la accesibilidad, se beneficia todo el pueblo.

- ¿Puede resumir el plan?

- No hipoteca al Ayuntamiento, se autofinancia, es muy medido y conservador en ingresos y gastos. Pero, además, se ganan 15.000 metros cuadrados de espacios verdes, una estación mucho más accesible, amabiliza, dignifica y rehabilita los entornos e impulsa la hostelería y el comercio. Va a mejorar la accesibilidad, se va a poder atravesar la playa de vías, pero además se va a ganar en oferta de vivienda. Sin olvidar que los implicados en los realojos van a tener una casa nueva.

- Recientemente ha dicho que este plan no es de nadie al cien por cien.

- Hay que contextualizar ese comentario. No es de nadie al cien por cien porque ha cogido aportaciones de proyectos anteriores y muchas opiniones en procesos de participación. Aun así, se podía haber incluido soterrar el tren y ampliar la trinchera, pero hay que tener en cuenta que los retos de Basauri ni empiezan ni acaban con este proyecto. Otras actuaciones hubieran necesitado mucho más dinero, y a ver de dónde salía. Creo que, dentro de una inversión conservadora, es ambicioso porque ganamos espacios verdes, accesibilidad y vivienda.

- La oposición no lo cree.

- No me gusta criticar, pero creo que es hora de llevar adelante un proyecto. Nosotros hemos optado por un proceso de participación larguísimo, por una operación muy medida en su aspecto económico y urbanístico respondiendo a los nuevos tiempos. A mí sí me parece ambicioso crear 15.000 metros cuadrados de zonas verdes, generar 1.500 metros cuadrados de plaza en San Fausto, nuevos aparcamientos, una estación soterrada, pasarelas, ascensores y mejorar sustancialmente todos los barrios implicados.

- Es muy diferente al anterior plan, del PSE.

- Tenemos muy claro que para una vez que se nos libera una zona íbamos a hacer algo medido, digno, no mamotretos, algo que mejore el entorno, y no vamos a densificar muchísimo otra vez un pueblo con un urbanismo en algunas zonas complicado y duro. Son modelos diferentes; inicialmente partían de 900 viviendas y ahora estamos hablando de 277; se contemplaban edificios de hasta 17 plantas y ahora el más alto tiene 8 plantas y la media es de 6.

- ¿Soterrar el tren y eliminar el túnel no era posible?

- Evidentemente, ¿quién no quiere el soterramiento? Pero no podemos cargar a este proyecto todos los aspectos de mejora que tiene este municipio. Serían necesarios alrededor de cien millones de euros; a ver de dónde los sacamos.

- La oposición está pidiendo el 'no', excepto EH Bildu, que ha dado libertad de voto a sus militantes. ¿Está solo el PNV en el proyecto?

- El 80% de las opiniones recibidas de los vecinos han sido favorables y nos sentimos respaldados. Hemos hecho lo que nos ha tocado y dijimos, un PERU, porque sin eso no hay ninguna actuación, un plan de participación y lo vamos a someter a una consulta popular. Tenemos la conciencia muy tranquila porque estamos haciendo lo que dijimos que íbamos a hacer. Cada uno se retratará.

- Hay cierto paralelismo con el proyecto del PSE; tampoco convenció a otros partidos.

- Aquello fue un preproyecto. Antes también hubo otros, y el nuestro tiene algo de todos esos. PSE y PP tenían otra idea de pueblo, lícita, pero no es la nuestra.

- ¿Era posible el consenso?

- Siempre es posible un consenso más grande, pero hay que querer llegar a acuerdos. Este proyecto tiene aportaciones de personas de distintas sensibilidades ideológicas.

– ¿Qué se juegan los vecinos el domingo?

– Lo del domingo es fruto del compromiso de hacer una consulta porque entendemos que es un proyecto de suficiente relevancia como para que los vecinos opinen al respecto. Nos jugamos por fin meter mano al centro urbano o aplazarlo, vaya usted a saber a cuándo y en qué términos. Está claro que hay que votar ‘sí’.

– ¿Será un fracaso si no se vota?

– Es la primera consulta que se hace en el municipio y estamos llevando a cabo medidas para incentivar el voto. Hay que empujar porque cuesta, pero Basauri está abriendo camino. La consulta es una medida más de participación, no la única.

– ¿No es poco exigir una participación del 20% para dar por buena la votación?

– Nos parece una participación digna para evitar que una minoría decida por todos. En algún sitio había que poner el límite. En la primera consulta que convocamos se fijó en un 30%, pero coincidía con unas elecciones y se esperaba que fuese más gente. Hay que tener en cuenta que en unas elecciones acude el 60% de la población, y se entiende que la participación es más activa. De haberse celebrado la primera consulta, habría votado una de cada dos personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos