Santa María de Galdakao presumirá de retablo en un mes

Los expertos comenzarán a retirar el andamiaje a finales de febrero. / A. A.
Los expertos comenzarán a retirar el andamiaje a finales de febrero. / A. A.

Una empresa especializada trabaja en la restauración de esta obra neogótica, datada a comienzos de 1922

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

La restauración del retablo de la iglesia de Santa María, sufragada por el Ayuntamiento de Galdakao, que destinó a estos trabajos una subvención de 13.915 euros, concluirá a finales de febrero. Desarrolladas por la empresa Antiqua, experta en tratar este tipo de patrimonio, las labores darán lustres a uno de los tesoros de la localidad. Y es que, según explicó ayer en la presentación de la reparación el director del Museo Diocesano de Arte Sacro de Bilbao, Juan Manuel González Cembellín, «este retablo es uno de los más importantes de Bizkaia dentro del neogótico y lo construyó a comienzos de siglo XX por un taller de Burgos». «Hay muchos retablos de esa época en el territorio, pero ninguno tan rico y tan amplio», subrayó.

Las especialistas aseguraron que, «cuando lo limpiemos, habrá mucha diferencia entre el color que tenía cuando se hizo y el que terminó teniendo. Por ejemplo, el pan de ángel que cubre toda la obra será mucho más brillante. Tras limpiar la superficie, repararemos los diferentes elementos que estén defectuosos».

El templo de Santa María, al que pertenece este altar mayor, es de origen románico, pero fue modificado en el siglo XVIII, convirtiendo en un edificio gótico la iglesia, que fue modificada en el siglo XVIII y que tiene una fachada barroca. En el retablo se pueden reconocer dos imágenes, que pertenecen a San Pedro, a la derecha, y San Pablo, a la izquierda. Se aprecian fácilmente por sus atributos tradicionales, como las llaves (el primero) y el rollo de las epístolas (el segundo). El grupo de la Asunción, que tiene una composición ovalada, representa a la Virgen en plena juventud, rodeada de más de 40 figuras de ángeles. Tiene 12 metros de base y casi 13 de alto, así como 70 centímetros de ancho.

Las restauradoras precisaron que han detectado «una serie de patologías que alteran la estabilidad de la obra, distorsionando su visión original». Han encontrado «un ataque a la estructura por termitas, aberturas, piezas débilmente fijadas, fallos en la capa pictórica y en los dorados, la oxidación del barniz y suciedad en la superficie».

Polémica en el pleno

Esta restauración, en todo caso, no ha estado exenta de polémica por el reparto que se aprobó de los 51.500 euros correspondientes a subvenciones relacionadas con el área de Cultura y Deportes. EH Bildu y Galdakao Orain criticaron esta distribución en el pleno de octubre, ya que una de las mayores partidas se otorgó a la Iglesia para reparar este retablo, que no es propiedad del Consistorio, «en vez de dar las ayudas a entidades sociales». Sin embargo, el Ejecutivo local considera necesaria esta intervención, «que tiene como objetivo recuperar parte del patrimonio histórico-artístico del municipio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos