Vecinos de Gorosibai: «Tenemos que salir a la rotonda con mil ojos para no chocar contra un camión»

Rotonda problemática de Gorosibai. / E. C.
Rotonda problemática de Gorosibai. / E. C.

Vecinos de Gorosibai, en Galdakao, insisten en la necesidad de buscar «una solución» a la siniestralidad de la N-240 y a su «elevado tráfico»

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

La N-240 a su paso por Usansolo ha mostrado en un negro arranque de año su peor cara como punto negro. Al fallecimiento de dos chóferes el 1 de febrero se sumó un accidente con dos heridos tan solo cuatro días después, aunque en ese caso, afortunadamente, no sufrieron lesiones de gravedad. Pero no es la fatídica curva -cuatro muertos en cuatro años- el único lugar peligroso. Vecinos de Gorosibai, una barriada de Galdakao que se levanta a apenas kilómetro y medio del hospital, se confiesan «hartos» de circular «con miedo» por la rotonda que da acceso a sus casas.

En opinión de estos residentes, más que la «elevada velocidad» el problema es «el tráfico». Se apoyan incluso en las mediciones llevadas a cabo por la Ertzaintza en ese punto hace un año. De acuerdo al documento que les trasladaron desde la Policía autónoma, en los cuatro controles que se llevaron a cabo, durante 4 horas y 20 minutos, transitaron por el punto kilométrico 54 de esta carretera 1.398 vehículos. Solo un 2,36% rebasaron la velocidad estipulada por la señal, 50 kilómetros por hora, y 33 conductores cometieron una infracción grave. «Los datos no son relevantes en cuanto a velocidad, por lo que el problema deriva en la cantidad de tráfico que soporta a diario» la zona, concluye el documento.

1.398 vehículos circularon en cuatro horas y veinte minutos por la rotonda
De ellos, solo el 2,36% superaron el límite de velocidad, establecido en esa zona en 50 kilómetros por hora.

Una de las soluciones que plantean los vecinos, para al menos librarse de la velocidad, es instalar un semáforo disuasorio, medida que rechaza la Diputación. Pero su mayor reivindicación es «que no cobren por usar la autopista, especialmente a los camiones, para evitar que bajen de Barazar por nuestro barrio», esgrime Mari Ángeles Barañano, de la asociación vecinal de Gorosibai. Además de la gratuidad de la AP-68, también apelan a eliminar los peajes de la AP-8.

350 firmas

La responsable del colectivo incide asimismo en que en esta zona de Galdakao «viven muchas familias con niños o que tienen que utilizar su coche a diario y algún día se va a producir un accidente grave, porque tenemos que salir a la rotonda con mil ojos para no chocar contra un camión».

Las medidas que reclaman no son, sin embargo, las primeras. En 2013 acudieron al Ayuntamiento para advertir de la inseguridad de la glorieta, y en noviembre de 2016 remitieron otro escrito al departamento foral de Desarrollo Económico y Territorial acompañado de 350 firmas de los vecinos. Entonces les respondieron que la señalización y su conservación eran correctas. Por último, el año pasado enviaron una carta al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos