«No salimos satisfechos de la reunión con el ministro, pero sí más contentos que antes»

La familia recogió las firmas a través de la plataforma de internet Change.org. / ELVIRA MEGÍAS

Los padres de la joven de Arrigorriaga que murió arrollada por un tren en Areta expusieron ayer al titular de Fomento el «silencio» institucional que han sufrido

ASIER ANDUEZA ARRIGORRIAGA.

«No salimos satisfechos de la reunión, pero sí más contentos que cuando entramos en ella». Así valoraron ayer el encuentro con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, los padres de Irune Faustmann, la joven de 19 años de Arrigorriaga que falleció el 5 de septiembre del pasado año arrollada por un tren en el apeadero de Areta (Llodio).

La mayor satisfacción de la cita, que se prolongó aproximadamente durante una hora, llegó de la mano del «compromiso» del responsable de las infraestructuras de elaborar «un estudio de todos los pasos entre andenes de la red ferroviaria española y de los pasos a nivel» para detectar «puntos peligrosos» y «actuar en consecuencia». También supuso por otro lado la mayor decepción, puesto que eso no supondrá que se soterren todos los pasos entre las vías y porque ese análisis durará «dos años», tiempo en el que en en esos centenares de lugares de riesgo otras familias pueden perder a sus seres queridos.

Por ello, Gonzalo Faustmann e Itzi Olmos trasladaron al ministro la necesidad de que «ponga en marcha medidas disuasorias para que los usuarios se percaten de los convoyes que discurren por las vías». «Semáforos, megafonía...», fueron algunas de sus peticiones para que no suceda lo mismo que con Irune, ya que ese día «nadie oyó la presencia del tren» de mercancías que la embistió después de que ella se bajara de un convoy de Cercanías. Precisamente, el apeadero en el que murió la vizcaína sufrirá una reforma integral -presupuestada en 2,4 millones de euros y licitada en agosto- y el cruce de un lado a otro se hará, como en otras estaciones, a través de un itinerario soterrado.

Los padres de la joven avalaron sus reclamaciones con la entrega en el Ministerio de 317.000 firmas recogidas a través de la plataforma online Change.org. También aprovecharon para reclamar que sea Fomento quien gestione el apoyo a los familiares de las víctimas después de producirse un arrollamiento. «Sobre esto nos han dicho que, como la ley no los considera accidentes ferroviarios, el Ministerio no puede atender a las víctimas, pero que va a estudiar si puede cambiarlo», explicaron los padres de Irune. En la reunión, además del titular de Fomento, estuvieron presentes el director general de Renfe, el secretario general de Infraestructuras, el secretario del ministro y el abogado de la familia, Txema Montero, que presentó la situación actual del caso en los tribunales.

Información al juzgado

El Juzgado de Instrucción número 2 de Amurrio está al frente de la investigación -por la vía penal-, en la que también se ha personado como acusación pública la Fiscalía de Álava. En ese sentido, según detallaron los Faustman-Olmos, De la Serna avanzó que «hablará con Renfe y Adif para que remitan a la jueza la información que le requiere y colaboren».

Asimismo, Faustmann adelantó que van a poner en marcha una plataforma web para «asesorar» a las familias de fallecidos en arrollamientos ferroviarios, para lo que contarán con la ayuda de abogados y otros allegados a víctimas mortales. «Cuando murió nuestra hija, nosotros no sabíamos qué hacer ni a dónde recurrir», recordó antes de lamentar que solo recibieron «silencio, ninguneo y mentiras». Según sus datos, en los últimos diez años han muerto un total de 46 personas en estas circunstancias.

Fotos

Vídeos