Una resolución del Ararteko reabre el conflicto por una fuente en Orozko

El Defensor del Pueblo no ve «justificado» el proceso iniciado por el Consistorio para cambiar de ubicación el surtidor de agua

LEIRE PÉREZ OROZKO.

El Ararteko ha emitido a instancias de una reclamación de un vecino de Orozko una resolución por la que recomienda al Ayuntamiento dejar sin efecto el acuerdo plenario con el que decidió iniciar una serie de actuaciones para que la fuente de Goiendegi, en el barrio de Urigoiti, pudiera volver a ser usada por el público en general. La estructura, a pesar de ser pública, está desde 2011 en desuso porque un residente decidió cerrar el paso, que se hacía a través de su propiedad.

El Ejecutivo local inició entonces un expediente que se ha resuelto recientemente con un acuerdo con este vecino. Así, el objetivo era trasladar el surtidor de agua a la parcela de esta persona, que a cambio de ceder parte de su terreno recibía del Ayuntamiento el solar en el que se ubica la fuente. Sin embargo, otro orozkotarra acudió al Defensor del Pueblo vasco al no estar de acuerdo con esa medida. Y el Ararteko considera, de hecho, que «no queda debidamente justificado ni que se mejore la accesibilidad ni que el espacio público esté más ordenado» con la intervención municipal.

Según explicó el alcalde, Josu San Pedro, «todavía no se ha podido analizar el informe porque el personal técnico está de vacaciones, pero a simple vista se puede comprobar que es más accesible y ordenada la propuesta del Ayuntamiento, aunque no haya un proyecto al uso». «Todavía lo que existe son una serie de planos realizados por los técnicos», comentó.

El equipo de gobierno definirá a partir de la próxima semana «qué pasos vamos dando» y si se toma en cuenta o no la sugerencia, aunque el primer edil se muestra dudoso de que la elaboración de un informe en el que se detalle el proyecto sea la solución para contentar al vecino que ha reclamado al Ararteko.

«Disputa vecinal»

En su opinión, «no servirá más que para retrasar el procedimiento, porque somos conscientes de que esto no acaba aquí». «La persona que realiza el escrito dice que no está de acuerdo porque no quiere la fuente cerca de su casa y asegura que los metros en los que irá ubicada ya son públicos», detalló. La intención de paralizar el canje, a su juicio, «tiene como trasfondo una disputa vecinal en la que se utiliza al Ayuntamiento como juez porque en medio existe un camino público».

Fotos

Vídeos