Los residentes en Larrazabal piden amparo al Ararteko

El barrio está fuera de ordenación desde hace casi dos décadas. / E. C.
El barrio está fuera de ordenación desde hace casi dos décadas. / E. C.

Solicitan al Defensor del Pueblo vasco que medie para que se regenere esta zona de Basauri

LEIRE PÉREZ BASAURI.

«Somos unos vecinos que sufrimos inseguridad ciudadana, vivimos en un suelo industrial, en situación de fuera de ordenación, disconformes con el planeamiento urbanístico desde el siglo pasado, con malas comunicaciones y con mobiliario urbano de segunda en una zona degradada, donde no quieren los pisos ni regalados, y posiblemente contaminada». Así comienza la carta que la asociación de vecinos de Larrazabal de Basauri ha remitido al Ararteko. Buscan una solución por parte del Defensor del Pueblo vasco para que termine con décadas de «angustia» y «falta de acción». Desde septiembre del año pasado han intensificado las denuncias públicas y acuden a los plenos. Pero, en su opinión, «sigue sin ser suficiente», y eso a pesar de que el Consistorio ha reforzado la vigilancia policial en la zona. «El Ayuntamiento se comprometió a realizar mejoras urbanísticas y hasta anunció que iba a destinar 50.000 euros para llevar a cabo un estudio. Queremos saber qué se ha hecho», preguntan.

Porque, según recuerdan en el documento remitido, «pagamos impuestos como los demás, y por lo tanto tenemos el mismo derecho a vivir de forma segura, igual que el resto de vecinos de otras partes del municipio, y a exigir un futuro mejor en nuestra calle». «Durante otras legislaturas se han desarrollado ámbitos como Basozelai, San Miguel y Sarratu. Hemos sido testigos mudos de cómo nuestra zona era mientras tanto olvidada y otros vecinos de nuestro municipio eran realojados en nuevas viviendas. Nosotros seguimos viviendo en ruinas», censuran.

Los residentes subrayan que en 2018 se cumplirán «veinte años» desde que el anterior Plan General de Ordenación Urbana encomendase el desarrollo urbanístico de la zona a un plan especial. «En este tiempo no se ha hecho nada, estamos hartos de esperar, porque sólo vemos cómo se degradan nuestras calles, cómo se arruinan nuestras viviendas y cómo nos convertimos en un gueto», critican.

Tramitación del PGOU

Por ello, solicitan que se renueve el barrio a través del próximo PGOU. «En todas las propuestas hasta ahora vemos que nos dejan como estábamos, en un limbo urbanístico que se volvería eterno», aseguran. Y trasladan al Ararteko el problema de inseguridad ciudadana y «la falta de aplicación de la ordenanza reguladora de comportamiento y limpieza pública».

El equipo de gobierno, por su parte, afirma que «se actúa y se seguirá actuando». «Seguiremos haciendo todo lo que está en nuestras manos», dicen. Y recuerdan que «se ha intensificado desde hace meses la presencia policial, y los representantes de la asociación y los vecinos afectados son plenamente conscientes, puesto que son innumerables y constantes las reuniones que se mantienen». También apuntan, respecto a la familia conflictiva, que «no se puede echar a nadie siendo propietario de su piso si no hay una medida judicial de por medio», y añaden que se está llevando a cabo «un mantenimiento y renovación de la zona». En ese sentido, desgranan que «se ha calmado el tráfico, se ha mejorado la accesibilidad en varios puntos, se ha reparado el alumbrado, se han instalado y reparado algunas señales y se han colocado papeleras».

Por último, argumentan que «habrá que determinar con una planificación específica cómo intervenir en Larrazabal; la rehabilitación del ámbito podría ser una de las opciones. Tenemos que ir paso a paso, se está tramitando el PGOU y se propone modificar la calificación de la zona de industrial a mixta».

Fotos

Vídeos