Milagro en Amorebieta: el menor hallado en la planta de reciclaje fue compactado entre cartones

Una empresa de reciclaje de cartón ajena a la información. / F. Gómez

El gerente de la instalación cree que el joven de 16 años, que solo presenta magulladuras, se introdujo en un contenedor de papel para «coger calor». Pasó tres horas en la planta hasta que fue encontrado por los trabajadores que escucharon sus lamentos de dolor

JAN ECHEVARRÍA

El gerente de la planta de reciclaje Beotibar Recycling de Amorebieta, en la que se ha rescatado este martes a un menor de 16 años que se hallaba entre los cartones y papeles, ha asegurado que el joven fue «compactado» en el interior del camión de recogida que le llevó hasta la empresa. Sin embargo, el adolescente presentaba solo magulladuras. «Ha sido un milagro. Podíamos estar hablando de un fallecimiento», ha asegurado a Europa Press Iñigo Jalón.

Según explicado, a las seis de la mañana de este martes, el personal de la planta vizcaína ha detectado «que había una persona dentro de la recogida selectiva, entre el papel y el cartón de los contenedores que se retiran en la calle». Al menos, llevaría unas tres horas en esa situación.

Jalón ha explicado que han oído unos gritos de auxilio y «chillidos de dolor». En un principio, los trabajadores han creído que se trataba de alguno de los gatos que merodean por el lugar, pero, al acercarse a la zona de la que surgían los lamentos, «se han encontrado con una persona magullada».

«Estaba entre en papel y el cartón, y ha venido dentro de los containers, en los camiones que descargan a la noche», ha señalado. A su juicio, el adolescente se introdujo en el contenedor por la noche «para coger calor» y, posteriormente, se habría quedado dormido.

«El chico está bien»

La descarga se ha producido a las tres de la mañana, por lo que el menor ha pasado tres horas en la empresa hasta ser auxiliado. Según el gerente, el joven se encontraba magullado, ya que ha sido «compactado» en el interior del camión, pero, al parecer, su estado no reviste gravedad. «Parece que el chico está bien», ha añadido.

Para Jalón, el hecho de que el menor solo haya sufrido magulladuras supone «un milagro» porque «podíamos estar hablando de un fallecimiento». Éste no es el único caso de este tipo de incidentes que se ha registrado en Bizkaia, aunque sí el primero que ocurre en Beotibar Recycling.

«En el sector, en otras ocasiones ha pasado, pero no solo que se haya detectado a la persona dentro de las instalaciones, sino que incluso dentro de los camiones, por los sistemas de seguridad que llevan incorporados. No es la primera vez. Y me temo que no será la última», ha concluido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos