Un proyecto energético ampliará el presupuesto de tres colegios

Escolares de Etxebarri se dirigen a clase. / E. C.

Los centros de Etxebarri, Ugao y Zaratamo recibirán el 50% del dinero que consigan ahorrar aplicando prácticas sostenibles

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

Los colegios de Infantil y Primaria de Etxebarri, Ugao-Miraballes y Zaratamo participarán este año en el programa Euronet 50/50 Max, un proyecto europeo que incentiva el ahorro energético en edificios públicos. El gasto que consigan reducir repercutirá tanto en el bienestar del centro como en el del propio pueblo, puesto que, a través de la firma de un convenio con los ayuntamientos de las tres localidades, las administraciones se comprometen a devolver al colegio el 50% de los ahorros obtenidos.

Los tres recintos escolares, que desarrollaran los planes sostenibles de la mano de Udaltalde 21, representan realidades muy distintas. El de Zaratamo, por ejemplo, es uno de los más pequeños de la comarca, con 107 alumnos; en Ugao-Miraballes estudian 376; y el de Etxebarri acoge a más de un millar de niños. Todos ellos tendrán que aprender algunos consejos, como apagar la luz al abandonar un aula, que contribuyan a reducir la factura. Los equipos directivos de los complejos educativos comparten la misma motivación. «Es importante que el alumnado tenga una cultura energética, que se les eduque en sostenibilidad y aprendan a racionalizar el gasto. Nosotros tenemos claro que somos un agente activo en el municipio, el único centro de Primaria, y que todo lo que hacemos tiene un gran reflejo en el pueblo», explica Asier Eguiraun, director del colegio etxebarritarra.

Desde el centro llevan tiempo solicitando al Ayuntamiento mejoras energéticas en sus instalaciones, aunque son conscientes de que se trata de inversiones potentes para las que no siempre hay dinero. Así que vieron en el programa que promueve la Diputación dentro de la Estrategia de Energía Sostenible para Bizkaia 2020 una buena forma de poner su granito de arena. Respecto a la parte de la tarta que les corresponderá, decidirán más adelante si la donan al Consistorio para ayudar a costear obras que hagan un centro más sostenible o si utilizan la cuantía para mantener iniciativas propias, como por ejemplo el huerto.

Irantzu Alonso, responsable de la iniciativa en el colegio ugaotarra, señala que «estábamos metidos en el proyecto de Agenda 21 Escolar y consideramos que está muy relacionado. Con un mínimo esfuerzo, se puede hacer». Zaratamo Eskola ha accedido al programa a petición del Ayuntamiento. «Hace tiempo realizaron una inversión fuerte para ahorrar energía y nos pidieron que controlásemos el gasto para mejorar los resultados», comenta el director, Iñaki Urkiza. «Desde el principio nos pareció muy buena idea, porque no sabíamos muy bien cómo reducir la factura», asegura

Encargados de clase

En este colegio han nombrado encargados para ayudar a que las buenas conductas vayan calando, y en el de Ugao un niño de cada clase contará a los demás el proyecto. «No es necesario a veces tener la luz dada del pasillo si, por ejemplo, ya han pasado los niños», reconoce Urkiza. En su caso, tienen claro qué cambiará en su día a día con el dinero que consigan. «Las necesidades son infinitas y así podremos no recurrir tanto a las familias, porque en los colegios pequeños es más necesario ya que el presupuesto es menor», lamenta.

Fotos

Vídeos