El primer bidegorri de Etxebarri conectará la localidad con Basauri

Plano del bidegorri./AYTO. DE ETXEBARRI
Plano del bidegorri. / AYTO. DE ETXEBARRI

Las obras de conexión del kilómetro de Metacal comenzarán en unas semanas y el Consistorio prepara la licitación de la redacción del proyecto de otros 3.000 metros

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

La renovación urbanística que ha sufrido en los últimos años la zona de Metacal, en Etxebarri, se ha traducido en la construcción de 350 nuevas viviendas. Si bien esa no es la única mejora vinculada a la regeneración de este entorno fabril. En ese sentido, gracias a la transformación de la zona, los vecinos de la localidad podrán disfrutar de su primer kilómetro de bidegorri. Se trata de un tramo que, en paralelo a la calle Pedro Lobato Alkatea, avanza hacia la Línea 2 de Metro y comunicará por último el barrio etxebarritarra de San Esteban con Basauri a través del puente de Euskotren.

Pero además, este itinerario se unirá con la zona peatonal de la calle Amezola a través de Gudari Desconocido, lo que a su vez permitirá alargar el paseo ciclable hasta la zona de la casa consistorial. El Ayuntamiento anunció ayer la adjudicación de la obra de conexión del bidegorri concebido dentro de la urbanización de esta nueva zona con Amezola, que costará 14.767 euros. Los trabajos, precisó el alcalde, Loren Oliva, arrancarán «en las próximas semanas» y se prolongarán durante un mes.

Simultáneamente, la Administración local prepara la licitación del proyecto del eje troncal, más de tres kilómetros que unirán la estación de Etxebarri y el polideportivo municipal. En un principio, este itinerario iba a ser el primero por el que pudieran circular los etxebarritarras, pero las obras de urbanización de la antigua fábrica han precipitado los acontecimientos y el trecho de Metacal se adelantará.

8 kilómetros

La contratación del proyecto del trazado principal tendrá un coste de 25.000 euros y permitirá concretar «el recorrido y el precio exacto de una intervención» que está inicialmente presupuestada en alrededor de 750.000 euros. «En algunos puntos se aprovecharán las sendas hechas, pero en otros tendremos que intervenir y ampliar la zona peatonal y eso nos obligará a hacer la intervención en fases», añadió el primer edil. Llenar los barrios de caminos que permitan circular a las bicicletas obligará a construir un total de ocho kilómetros de vías e invertir alrededor de 2,6 millones de euros, una apuesta por la sostenibilidad que, en todo caso, se realizará poco a poco.

La puesta en marcha del primer ramal obligará al Consistorio a modificar la ordenanza de tráfico para incluir este tipo de vías ciclables en la legislación municipal. Se recogerá la figura del ciclista y se definirán las prioridades que corresponden a peatones, vehículos y bicis. El equipo de gobierno espera aprobar en el pleno de este mes la actualización de la normativa tras recibir sugerencias de los vecinos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos