El ‘no’ al plan de regeneración del centro de Basauri se impone en el debate político

Rodrigo, Javi Larrea (moderador), Giraldo y Valle, escuchan la introducción al debate./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Rodrigo, Javi Larrea (moderador), Giraldo y Valle, escuchan la introducción al debate. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

En la mesa redonda de ayer Basauri Bai y PP mostraron su rechazo al proyecto y EHBildu dio libertad de voto. PNV y PSE no participaron

LEIRE PÉREZBASAURI

Tres minutos pueden parecer poco tiempo para defender una idea. No les pareció insuficiente, sin embargo, a los concejales de EH Bildu, Basauri Bai y PP, que ayer asistieron a un debate sobre la regeneración de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe organizado por la asociación ecologista Sagarrak en la casa de cultura de Ibaigane y al que asistieron decenas de vecinos para conocer la postura de los partidos sobre el objeto de la consulta del 17 de diciembre. No asistió ningún representante del equipo de gobierno, que defiende la intervención, valorada en más de 25 millones de euros, ni tampoco del principal partido de la oposición, el PSE, que está en contra de la propuesta jeltzale.

Los participantes no se alejaron ni un ápice del discurso que llevan defendiendo durante los últimos meses entre las cuatro paredes del Consistorio. Saltaron al escenario con los mismos argumentos que se han convertido en su ‘leit motiv’ para, en el caso de Basauri Bai y Partido Popular, pedir a los basauritarras que no refrenden el plan del PNV. EH Bildu, por su parte, destacó la «importancia» de acudir a la cita con las urnas y dio libertad de voto a sus militantes. La organización adjudicó los turnos de intervención por sorteo, y el primero en hablar fue Gabriel Rodrigo, portavoz del PP, que consideró que el plan «tiene tres problemas: no es viable económicamente porque sólo tiene de margen un 1%, se pierden 4 millones de euros y está judicializado por el contencioso con Bilbao Ría 2000», que denunció al Ayuntamiento por no abonar los 1,4 millones de euros que la sociedad adelantó para iniciar el traslado de la playa de vías y construir una estación de cercanías en Lapatza. «Para ser rentable tiene que haber 39 millones de ingresos y 25 de gastos, no 200.000 de margen de maniobra», añadió. Además, subrayó que «no es ambicioso; no mejora la seguridad ni la accesibilidad, sigue habiendo una brecha y no va a generar riqueza».

«Máximo democrático»

El portavoz de Basauri Bai, Javi Giraldo, también solicitó el voto en contra. «La participación y la consulta es el máximo democrático, pero hay que hacer un proyecto viable, si no liamos a la gente», argumentó. Defendió su idea de que «el proyecto puede crear un problema de solvencia y llevar al Ayuntamiento a pique porque no se ajusta a la realidad». Y en la misma línea que el popular apuntó que debería existir un mayor margen entre ingresos y gastos. «En Azbarren es un 23% y aquí tan sólo un 1%», ejemplificó. Asimismo, elevó el déficit que el plan puede acarrear a «12 millones de euros».

Censuró además que carezca de «consenso político», porque «con los años puede llegar otro gobierno que lo paralice». Javi Valle, ‘número 2’ de EH Bildu en el Consistorio, fue el único que no entró en el fondo de la cuestión; y no solicitó ni el ‘sí’ ni el ‘no’. No lo hizo porque desde la coalición soberanista dan a sus militantes «libertad de voto». «Nosotros queríamos que el PERU cumpliese un decálogo que marcó la plataforma Otro Basauri Es Posible, en la que estaban las mayorías políticas, sindicales y sociales de este municipio, y que se convocase la consulta», explicó el edil.

En todo caso, introdujo motivos en contra del proyecto. «Hay cosas buenas y malas. No es nuestro proyecto; nosotros no estamos de acuerdo en el modelo de gestión, que es similar al del Bilbao Ría 200 y que se basa en hacer vivienda privada para pagar obra pública», consideró. A favor destacó que «es un plan que mejora los barrios degradados, pone un parque en Pozokoetxe y mejora la accesibilidad de la estación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos