Orozko para por José Antonio y Javi, los dos trabajadores que murieron en la cantera Arriberri

Los vecinos de la localidad se volcaron con los trabajadores de la cantera y los allegados de las víctimas. / FERNANDO GÓMEZ
Los vecinos de la localidad se volcaron con los trabajadores de la cantera y los allegados de las víctimas. / FERNANDO GÓMEZ

Una manifestación para denunciar la muerte de los dos trabajadores que quedaron atrapados por una excavadora recorrió la localidad, en la que los comercios cerraron en señal de respeto

LEIRE PÉREZ OROZKO.

El accidente laboral que se produjo el 29 de mayo en la cantera Arriberri de Orozko supuso un fuerte varapalo para el municipio. Los dos empleados fallecidos, que resultaron heridos al bajarse los brazos de una miniexcavadora que estaban reparando, eran «muy conocidos y queridos en el pueblo». La muerte, primero, de José Antonio Goti, de 54 años, y, unos días después, de Javi Roque, de 47, sumió al municipio de poco más de 2.500 habitantes en una profunda tristeza. Por ello, cuando la asamblea de trabajadores de la cantera convocó una manifestación y un paro de dos horas los orozkotarras no dudaron en sumarse a la convocatoria. Cualquiera que diera una vuelta ayer a mediodía por la localidad se encontraba bajada la persiana de los establecimientos hosteleros y comerciales. Era imposible tomar un café o comprar una barra de pan. El sosiego únicamente era interrumpido por el sonido de una sirena, que se pudo escuchar durante la media hora en la que más de doscientas personas recorrieron las calles del pueblo para solidarizarse con los familiares de las víctimas.

Tras una pancarta en la que ponía 'No accidentes laborales', encabezaron la marcha los dieciséis empleados de Arcanor, empresa dependiente de Cementos Lemona que explota la instalación. A este primer mensaje le seguían otros dos en los que podía leerse 'Orozko en duelo por un accidente laboral' y 'El futuro sin accidentes laborales'.

200
personas se manifestaron ayer en Orozko para denunciar los accidentes laborales.
23
trabajadores han fallecido en lo que va de año en el País Vasco y Navarra.

A la convocatoria, además de vecinos, acudieron familiares, como la viuda de la segunda de las víctimas, y representantes políticos, entre ellos concejales de EH Bildu y PNV y los alcaldes tanto de Orozko, Josu San Pedro, como de Llodio, Natxo Urkixo. La manifestación terminó en la plaza de Zubiaur con la lectura de un comunicado por parte de los trabajadores.

En euskera y castellano, quisieron mostrar sus «condolencias a las familias» al tiempo que mostrar su «total apoyo en estos momentos tan duros».

«Mantener la vida»

Destacaron que es «inaceptable» lo sucedido. «Queremos volver vivos a casa», clamaron. Y, en ese sentido, recordaron los 23 muertos registrados en lo que va de año en Euskadi y Navarra y los 54 del 2017. «Pedimos a todos los agentes implicados que se pongan manos a la obra para acabar con esta tragedia; mantener la vida y la integridad física en el trabajo debe ser prioridad absoluta frente a cualquier otro tipo de lógica. Este es un problema de todos, un problema social que afecta a todos», subrayaron. Así, solicitaron «dar pasos para cambiar la situación».

Sus voces encontraron apoyo en los trabajadores de otras empresas de la zona como Guardian y Maderas Torresar. «Nosotros estamos pegados a ellos, hemos parado toda la empresa, los quince empleados», aseguraron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos