Orozko intentará deshacerse de los últimos pisos, lonjas y garajes de la promotora en una subasta

La promoción Hegoalde fue la última de Zubiaur. / AYTO. DE OROZKO
La promoción Hegoalde fue la última de Zubiaur. / AYTO. DE OROZKO

El Ayuntamiento quiere dar salida a dos viviendas, un local y tres plazas de parking en la zona de Hegoalde

LEIRE PÉREZ OROZKO.

El Ayuntamiento de Orozko ha puesto en marcha una subasta pública para deshacerse definitivamente de parte de los activos que se vio obligado a asumir una vez se echó el cerrojo de forma definitiva, el pasado año, a la promotora municipal, Zubiaur Eraikuntzak. La institución local es rehén de la deuda que la liquidación dejó con Kutxabank y que asciende a casi 1,5 millones. Además, tampoco recuperará los dos millones que debía la sociedad a las arcas del Consistorio.

En este último intento de sacar al mercado los bienes inmuebles que quedan, la Administración pondrá a la venta dos viviendas, una lonja y tres garajes de la promoción Hegoalde, la última impulsada por la entidad. Según informaron ayer portavoces municipales, «los bienes ya estaban anteriormente a la venta, pero al convertirse en propiedad del Ayuntamiento ahora se tienen que vender a través de una subasta pública».

Los dos pisos están ubicados en la calle Ipergorta y tendrán un precio de salida de 159.388 euros, el de 102 metros cuadrados, y de 148.989, el de 93,51. Ambos cuentan con garaje y trastero. En cuanto a la lonja, está también situada en esta vía, cuenta con 116,5 metros cuadrados y saldrá a subasta por 67.453 euros. Por último, el Ayuntamiento espera hacer caja con la venta de tres plazas de parking en los sótanos de los números 9 y 11 de la misma calle, por un precio mínimo cada una de ellas de 11.999 euros.

Las personas interesadas en alguno de los bienes deberán presentar su propuesta en un sobre cerrado en el Ayuntamiento antes del 12 de marzo. Desde el Consistorio recordaron que «se podrán poner en contacto con la Secretaría del Ayuntamiento y la oferta a presentar deberá ser en todo caso al alza». Con la operación, la institución local confía en recuperar como mínimo 412.000 euros, aunque la cantidad podrá ser mayor.

No es la primera vez que el Ayuntamiento intenta vender unas propiedades que para las arcas municipales se han convertido en un lastre al condicionar una cantidad fija de más de 100.000 euros al año para sufragar las cuotas del préstamo que la sociedad solicitó para construir 110 viviendas, cifra que con la crisis se quedó en menos de la mitad, en 54 pisos. Tendrá que pagarlo durante los próximos tres lustros.

Cinco inmobiliarias

En los últimos años se ha recurrido a distintos procedimientos como publicitar los activos en hasta cinco inmobiliarias de forma simultánea o la rebaja del precio para vender cada una de las nueve viviendas que quedaban y los otros bienes públicos.

Reducir los precios al 20% permitió a la sociedad en el primer año de la disolución -el procedimiento duró tres- encontrar propietario para tres pisos, dos locales comerciales y una plaza de garaje. Entonces, se pudo reducir la deuda en medio millón de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos