Orduña cifra en un 18% la pérdida anual de turistas por el cierre del balneario

La imponente Aduana no pasa desapercibida en la plaza de la única ciudad vizcaína. /  E. C.
La imponente Aduana no pasa desapercibida en la plaza de la única ciudad vizcaína. / E. C.

La Aduana cumplió el pasado mes tres años vacía. El Ayuntamiento espera que su reapertura reactive la economía de la ciudad

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

El Ayuntamiento de Orduña ya ha cuantificado el impacto que ha tenido en el turismo el cierre del majestuoso edificio de la Aduana. El emblemático hotel-balneario aportaba casi dos de cada diez visitantes a la ciudad. Los datos que maneja el Consistorio destacan el efecto negativo de su clausura en el número de visitantes que se interesan por este municipio y su entorno. Cerró sus puertas en diciembre de 2014 y ese año hubo un total de 7.757 turistas. Durante el siguiente ejercicio, ya sin esa atractiva oferta de alojamiento, fueron 6.369 los visitantes que registró la Oficina de Turismo. Un 18% menos. El Consistorio concluye, por lo tanto, que el descenso está ligado al cese del servicio, pues «desde el 2015 las cifras anuales de turistas se han mantenido» en esos términos.

«Cualquier infraestructura que oferte servicios a visitantes tiene un efecto positivo en la totalidad de la economía local, especialmente en la hostelería, en determinados tipos de comercio y empresas de servicios. La pérdida de esa oferta tractora supone siempre un perjuicio económico general. Una situación negativa que ha sufrido el comercio orduñés durante los tres años que ha estado cerrado en hotel», habían destacado fuentes municipales.

Aun así, el Ayuntamiento, y también el sector, esperan que el turismo vuelva a batir récords cuando el equipamiento reabra en primavera. Se espera que produzca una «mejora global en la economía local». El Consistorio logró firmar el contrato con la empresa Orduña Gestión H72 SL, gestora en estos momentos el balneario de Areatza, que se hará cargo de la puesta en marcha de la Aduana. Al grupo hotelero le queda un gran trabajo por hacer, puesto que tiene que adecentar y renovar este impresionante edificio neoclásico del siglo XVIII que fue testigo del pasado fronterizo de la ciudad. Desde su apertura como hotel de cuatro estrellas en 2006 tras una inversión de más de 6,2 millones, se convirtió en el principal reclamo turístico de la localidad. Por el complejo pasaban miles de visitantes al año a disfrutar de sus aguas termales, traídas desde la zona de La Muera. Y su gran salón, ubicado en la última planta, acogía decenas de bodas y comuniones.

En dos ocasiones, en 2006 y 2012, varios usuarios del spa terminaron hospitalizados a causa de esta bacteria.En diciembre de 2014, el administrador concursal de Grupo Montenegro, empresa gestora, cerró el hotel y desde entonces sus 42 habitaciones y el resto de estancias se han ido deteriorando. Además, los antiguos gestores se llevaron el mobiliario, así como material de gran valor de dependencias como la cocina, lo que obligará a realizar una fuerte inversión por parte de la empresa que va a reflotarlo. El Consistorio estima que el coste de las reformas alcanzará los 800.000 euros. Algunas firmas que se han interesado por el proyecto durante estos años creen que el desembolso, sin embargo, superaría los 2 millones. El equipo de gobierno, al constatar las dificultades para reabrir el inmueble, incluso contrató a una consultora catalana especializada para que les asesorara en todo el proceso de captación y, de hecho, se consiguió contactar con un total 14 cadenas hoteleras.

Dónde comer

Además de analizar el impacto del cierre de la infraestructura en el turismo local, el Ayuntamiento también ha estudiado los hábitos de los visitantes de la localidad. Las preguntas más habituales que realizan son dónde comer o dónde sirven pintxos, aunque también se interesan por los comercios de la localidad, afirman desde la Oficina de Turismo de Orduña. Y es que según datos aportados por este servicio municipal, el porcentaje de las demandas de información que llevan intrínsecas un consumo asciende al 21% del total. Es decir, uno de cada cinco visitantes quiere degustar delicias gastronómicas o consumir en los negocios locales.

Temas

Areatza

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos