LOS DATOS

La oposición reprocha al Gobierno local el año de retraso en la consulta popular de Basauri

PP y Basauri Bai exigen la revisión de la viabilidad del plan de regeneración por considerarlo «deficitario»

LEIRE PÉREZ BASAURI.

A falta de decidir qué día se celebrará finalmente la consulta popular sobre el futuro urbanístico de Basauri, -el Ejecutivo local analiza estos días cuál será la mejor opción después de que la semana pasada el Consejo de Ministros diera el visto bueno al acto-, los partidos políticos comienzan a situarse a favor y en contra del plan especial de regeneración de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe. Y exigen al Ejecutivo local que facilite información a los basauritarras para que puedan ejercer su derecho al voto con garantía.

EH Bildu ha sido el único partido que ha ayudado al PNV a sacar adelante el referéndum, aunque ha dado «libertad de voto» a sus simpatizantes porque considera que tiene «pros y contras». Ayer, su portavoz, Javi Valle, se mostró contento porque «el pueblo pueda decidir», si bien criticó que la cita no se hubiera celebrado enmarcada en «la ley municipal vasca». «Hemos perdido un año», censuró el edil abertzale. Y es que el PNV y la coalición abertzale intentaron celebrar el año pasado el plebiscito sin llamar a la puerta de Madrid, únicamente utilizando el árticulo 82 de la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local aprobada por el Parlamento vasco, pero la Abogacía del Estado recurrió la decisión por entender que «invadía competencias». De hecho incluso el Gobierno de Mariano Rajoy impugnó la ley en un primer momento al completo, aunque tras el acuerdo de presupuestos entre PNV y PP, retiró el recurso.

Presupuesto.
20 millones de euros costará el plan de regeneración urbanística de San Fausto, Bidebieta y Pozokoetxe.
Apoyos.
Únicamente el PNV defiende el proyecto, mientras que EH Bildu ha dado «libertad de voto» a los vecinos simpatizantes.

El resto de la oposición no se mostró tan complaciente. Arremetió contra el Ejecutivo local por las dudas económicas que rodean al proyecto y el año de retraso que lleva. «Desde el principio los socialistas demandamos que se hicieran todos los trámites necesarios para que tuviera seguridad jurídica, de esa manera no se hubiera paralizado, ni se hubiera malgastado presupuesto al tener que echar atrás toda la campaña anterior ya impresa», dijo la portavoz socialista, Soraya Morla. «El tiempo nos da la razón. Haciendo los trámites pertinentes, el Consejo de Ministros ha dado luz verde a la consulta. Pero además llevan 7 años hablando de ella y 6 gobernando, pudiéndola haberla celebrado antes», aseguró. La concejala también solicitó que los vecinos puedan elegir entre la propuesta actual y la «nuestra, que sí contempla las vías soterradas y que no es un parche»

«Pérdidas de 4 millones»

Desde el Partido Popular, su portavoz Gabriel Rodrigo instó al Gobierno local a «contar toda la verdad sobre el PERU y no solamente la que a él le interesa». La formación popular siempre ha criticado que el plan actual, al margen de Bilbao Ría 2000, acarrea pérdidas de «cuatro millones de euros» para las arcas municipales. «La decisión del Consejo de Ministros da cuenta de que cuando las cosas se hacen conforme a la ley, se pueden hacer. Si no se ha hecho antes esta consulta, es por culpa del señor alcalde, que es un profesional del lío y le encanta inventarse leyes y artículos. Debería pedir disculpas porque sólo es culpa suya que no se hiciera hace un año y por querer intoxicar a los vecinos con declaraciones como que fue paralizada por una decisión política». Mientras, Basauri Bai solicitó al Ejecutivo local que atienda la «necesidad de revisar la viabilidad económica de la operación. Estamos a favor de las consultas, pero sobe planes viables que no sean un perjuicio para nuestro municipio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos