Los niños de Orduña adaptarán a su gusto el patio de la escuela en una jornada de trabajo vecinal

Vista del patio de la escuela pública. / E. C.
Vista del patio de la escuela pública. / E. C.

Será antes de Semana Santa, aunque hasta entonces tendrá lugar un proceso participativo para perfilar un espacio de juegos «inclusivo»

ASIER ANDUEZA ORDUÑA.

Los patios de los centros educativos no viven ajenos a las diferencias entre sexos o ante el fenómeno cada más palpable de la diversidad. Por esta razón, la escuela pública de Orduña quiere tener un lugar de juego de los niños y niñas diferente, de manera que, hasta Semana Semana, el centro ha organizado un proceso participativo que tiene como objetivo final ordenar de otra forma su patio y hacerlo más inclusivo. Esta iniciativa la llevan a cabo conjuntamente el colegio, Berdintasuna Orduña y la Ampa.

El proceso se está desarrollando de la mano del estudio de arquitectura Hiritik At, que hace «intervenciones arquitectónicas y urbanísticas basadas en procesos sociales participativos y acciones cooperativas y de economía social y transformadora».

Miren Lantz, una de sus responsables, explica que «en Orduña hemos planteado un proceso con tres fases. El primero, el diagnóstico, lo hicimos en diciembre y ya tenemos las conclusiones, gracias a la metodología que han trabajado con los alumnos y alumnas en las propias clases para saber cómo ven su patio». A continuación, se desarrollarán las otras dos fases, que se dedicarán al diseño del espacio sobre el papel y a la propia ejecución de los cambios que van a posibilitar el nuevo punto de ocio del centro. Todo ello, eso sí, teniendo como base lo que piensan los estudiantes de la escuela.

Dos sábados

Además, se ha abierto la participación a todos los vecinos con la celebración de talleres como el que tuvo lugar hace unos días en La Alhóndiga. «Lo que queremos es, después de recoger las ideas de los propios alumnos, compartir lo que nos dicen y escuchar al resto de la ciudadanía», señala Lantz.

La especilista avanza también que «organizaremos durante los dos últimos sábados anteriores a Semana Santa un 'auzolan' en el que los propios orduñeses ejecutarán los cambios en el patio». Advierte, sin embargo, que seguramente no podrán hacer realidad todas las grandes ideas que se propongan, «pero sí los pequeños detalles».

Según explican fuentes municipales, «la iniciativa busca crear nuevos espacios para mejorar la convivencia, potenciar el factor educativo del patio, poner en valor juegos alternativos y mejorar la relación entre el alumnado». En opinión de Lantz, además, «siempre se han planteado estos espacios desde un punto de vista del movimiento y la psicomotricidad, pero conviene introducir juegos que fomenten también aspectos como la creatividad o la creación» de los niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos